Al menos 5 personas murieron y 21 resultaron gravemente heridas, después de que un hombre abrió fuego cerca de Odessa, Texas. El ataque comenzó en una parada de tráfico, dijo el jefe de policía de Odessa, Michael Gerke, en una conferencia de prensa el sábado por la noche. El sospechoso, un hombre blanco de unos 30 años, abrió fuego hacia las personas que se encontraban en el lugar.

Luego secuestró un camión de la oficina de correos y comenzó a disparar al azar a conductores y peatones, mientras conducía por la carretera interestatal 20 y la autopista 191, que conectan Midland y Odessa, dijeron las autoridades.

La policía local informó que el sospechoso fue asesinado en el cine Cinergy en Odessa, dijo Gerke. Tres policías se encontraban entre las personas que resultaron heridas y un bebé de 17 meses. El tiroteo provocó una oleada de miedo en las ciudades de Odessa y Midland, que permanecieron solitarias y con los comercios cerrados. Los policías solicitaron a los estudiantes de la Universidad de Texas, que se refugiaran en un lugar seguro.

Heridos por este nuevo tiroteo son atendidos en un centro hospitalario

Los reportes emitidos por las autoridades policiales revelan que catorce víctimas fueron llevadas al Permian Regional Medical Center.

El CEO, Russel Tippin, dijo a los periodistas que el hospital también había sido cerrado por seguridad.

"Hay mucha gente herida y mucha gente asustada", dijo el alcalde de Odessa, David Turner, en una breve entrevista el sábado por la tarde, mientras conducía de regreso a la ciudad desde Fort Worth. “En una situación como esta, la oración es lo más importante. Lo superaremos".

Este es el segundo tiroteo masivo en Texas este mes. Hace unas semanas, un hombre armado abrió fuego contra un Walmart en El Paso, matando a 22 personas e hiriendo a una docena más.

En una misiva, el hombre armado dijo que estaba apuntando a personas hispanas. Aunque las autoridades también dijeron que este hecho ocurrió como parte de un acto racista y de xenofobia contra los migrantes.

El FBI inició las investigaciones

El sábado por la noche, el presidente Trump tuiteó que el fiscal general William Barr le informó sobre el tiroteo. "El FBI y las fuerzas del orden están totalmente comprometidos", escribió.

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence dijo a los periodistas que "nuestros corazones se rompen" por las víctimas del tiroteo en Odessa.

Pence dijo que había hablado con Trump sobre el tiroteo y que la administración sigue "absolutamente decidida a trabajar con los líderes de ambos partidos y el Congreso para tomar esas medidas para que podamos abordar y enfrentar este flagelo de atrocidades masivas".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más