El presidente Joe Biden anunció el jueves que había informado al Congreso, que estaba derogando la declaración de emergencia nacional en la frontera entre Estados Unidos y México implementada por el ex presidente Donald Trump en febrero de 2019, para redirigir miles de millones de dólares para la construcción de un muro, a lo largo de la frontera sur.

“He determinado que la declaración de emergencia nacional en nuestra frontera sur era injustificada”; escribió Biden en una carta a los líderes del Congreso. “También he anunciado que será política de mi administración que no se desvíen más dólares de los contribuyentes estadounidenses para construir un muro fronterizo, y que estoy dirigiendo una revisión cuidadosa de todos los recursos asignados o redirigidos con ese fin”.

Según la declaración de emergencia firmada en febrero de 2019, Trump pudo desviar 600 millones de dólares del Departamento del Tesoro y 6.1 mil millones de dólares del Departamento de Defensa al Departamento de Seguridad Nacional para la construcción del muro fronterizo.

Trump continuó la proclamación en febrero de 2020, lo que le permitió desviar 3.8 mil millones de dólares adicionales del Pentágono para la construcción del muro fronterizo. El expresidente había hecho de la construcción de un muro a lo largo de la frontera sur una parte clave de su agenda.

Biden ayudará a la reunificación de las familias de migrantes

Biden anunció por, primera vez, que iba a detener la declaración de emergencia en su primer día como presidente. El presidente ha firmado varias órdenes ejecutivas destinadas a deshacer las políticas migratorias de línea dura de Trump, incluido el establecimiento de un grupo de trabajo para reunificar a los niños separados de sus padres o tutores en la frontera bajo la política de "tolerancia cero" del expresidente.

Estados Unidos no está recibiendo a migrantes que solicitan asilo político en la frontera

Pero la administración Biden también ha dicho que debido a la pandemia de coronavirus, las autoridades rechazarán a los migrantes que lleguen a la frontera entre Estados Unidos y México en busca de asilo. "La gran mayoría de la gente será rechazada", dijo el miércoles a los periodistas la Secretaria de Prensa de la Casa Blanca; Jen Psaki.

La declaración sugiere que la Casa Blanca, por ahora, continuará con el cierre parcial de la frontera de la administración Trump a los solicitantes de asilo, bajo el Título 42 del Código de los Estados Unidos.

La disposición permite al Gobierno rechazar o expulsar a cualquier migrante sin una audiencia judicial, citando la seguridad de la salud pública en medio de la pandemia de COVID-19.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!