Don Porfirio Díaz, fue el Presidente de México más duramente criticado por la desigualdad social que existía entre la población.

La historia lo ha colocado como un Dictador de mano dura y opresor.

Sin embargo poco es reconocida su aportación a lo que es hoy el México moderno.

Durante el Porfiriato, se realizaron obras en los puertos marítimos; se desarrollo el Ferrocarril como medio de transporte a lo largo y ancho del país, con la creación de más de 20 mil vías férreas; se desarrollo en todo el país el servicio de correos y telégrafos; se fundaron bancos organizando las finanzas del gobierno, se cobró impuestos, se pagó la deuda del país y se recuperó la confianza en el país para la inversión extranjera.

Se explotaron los recursos petrolíferos del país y la explotación de minas llegando a ser el segundo productor de cobre en ele mundo.

Se desarrolló la industria textil instalando grandes fábricas de hilados y tejidos.

Creció la Ganadería, la Agricultura y la producción de henequén, caña de azúcar y algodón

Se extendió la Educación Pública, los servicios de salud, se inauguró la Universidad Nacional Autónoma de México, creció la vida cultural y artística del país.

Don Porfirio Díaz es como todo personaje importante, admirado por algunos y criticado por muchos.