El TLCAN

Desde que entró el presidente Donald Trump a ocupar la oficina oval de la Casa Blanca, una de sus principales amenazas además del famoso muro, ha sido terminar con el Tratado de Libre Comercio que tiene Estados Unidos, Canadá y México desde hace 25 años.

Este #tratado nos lo vendió el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, como la panacea para los problemas económicos que existían en ese entonces en el país, nos aseguró que íbamos a incrementar nuestra economía personal, familiar y que sería la fórmula para poner a México [VIDEO] en los primeros planos del comercio internacional.

Hoy a la distancia, los mexicanos hemos confirmado que muchas industrias nacionales desaparecieron debido a la competencia desigual con los socios del norte, no hemos visto crecer nuestro nivel de vida, ni tampoco nuestro país ha despegado como nos hubiera gustado, sabiendo que tenemos todos los recursos para lograrlo.

La gordura

En una investigación realizada por el periódico estadounidense The New York Times, se presentan datos sorprendentes que nos afirman que el famoso TLCAN, nos ayudó a engordar y no a nuestras carteras sino a nuestro abdomen.

El periódico argumenta que la entrada del #tratado trajo consigo la llegada al país de muchos sitios de comida rápida o chatarra, según le quiera usted nombrar.

Marcas de pizzerías, hamburguesas, hot dogs, botanas y comida refrigerada, sustituyó a los tacos [VIDEO], pozole, tamales y tortas entre muchos exquisitos platillos que dejamos de consumir.

La entrada de este tipo de alimentación rápida de bajos nutrientes y de productos procesados con altos niveles de calorías y grasas, maíz importado de pésima calidad, carne refrigerada y jarabe de maíz de alta fructosa transformó la dieta de los mexicanos, aumentando el número de personas obesas en México, de un 7% que existían en los años 80`s a un 20.3% en el pasado año 2016, según estimaciones del Instituto de Salud y Evaluación de la Universidad de Washington.

Además, este incremento en la obesidad ha aumentado de forma paralela los pacientes con diabetes, la cual se ha convertido en la enfermedad más mortal en el país, provocando el fallecimiento de 80 mil mexicanos por año según la Organización Mundial de la Salud.

De forma adicional, la aparición y crecimiento de tiendas de conveniencia que venden estos productos han sido factor importante para el aumento de la obesidad en nuestro país.

La negativa

Lo peor del caso en esta fría estadística y como ya es una costumbre en nuestro país, es que las autoridades mexicanas a nivel gobierno federal que nos representan en las actuales negociaciones del tratado, niegan categóricamente esta situación y al contrario defienden que el #tratado trajo consigo una reducción en costos de alimentos lo que ayudó a reducir la malnutrición de nuestros niños mexicanos.

También argumentan que la economía actual es más estable, que los mexicanos tenemos una vida más larga y próspera. ¿Será?

Del mercado a la tienda de conveniencia

El mexicano ha tenido que cambiar sus hábitos alimenticios debido también a la imposibilidad de poder ir a sus casas a comer, debido a las grandes distancias que se tienen que recorrer en todas sus ciudades.

La practicidad de ir a una tienda de conveniencia y comprarse un refresco y unas galletas ¡para aguantar el hambre! así como una vida sedentaria de poco o nulo ejercicio, han provocado un cambio en el metabolismo de las personas provocando males que afectan su salud.

Se ha cambiado el mercado, la fruta, verdura, pescado y carne fresca por los productos empaquetados, refrigerados y llenos de conservadores.

¿A quién le conviene seguir en el famoso TLCAN?