Quedaron en el pasado las famosas telenovelas en las que Kate del Castillo interpretaba jóvenes vulnerables, románticas y soñadoras, que por amor eran capaces de soportar humillaciones y vejaciones. Desde la exitosa serie “La Reina del Sur”, los personajes de Kate del Castillo son mujeres fuertes, poderosas, que no se dejan amedrentar por nada ni por nadie. Y como a veces sucede, la vida real se confunde con la ficción: desde hace años la artista mexicana ha sido blanco de numerosas polémicas y acusaciones.

Entre llantos y pago de cuentas legales

Por ello, desde que salió a la luz la controversial relación de Kate con el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, la actriz no ha dejado de llorar y de pagar cuentas.

Según su amiga Jessica Maldonado, productora de “I'm OKate” estrenado recientemente en Riverside (California), un espectáculo teatral sobre la vida de Kate, la artista ha invertido todos sus ahorros en el pago de abogados para defender su causa.

La denuncia de una red de prostitución

Sin embargo, nada parece callar a Del Castillo, ni siquiera el riesgo de ver esfumar sus cuentas bancarias. En el documental trasmitido por Netflix, “Cuando conocí al Chapo”, la protagonista de “La Reina del Sur” lanzó una fuerte denunciar sobre la prostitución de mujeres al interno de la empresa de espectáculos Televisa. Quizás porque el momento mediático de los escándalos sexuales le dieron el impulso [VIDEO], Kate dijo lo que había callado por años: que en Televisa existía un catálogo con las fotos de las mujeres que ofrecían servicios sexuales en cambio de dinero.

Kate aseguró que la empresa ofrecía actrices como prostitutas a publicistas e inversionistas que podían generar dividendos a Televisa. La actriz Carmen Salinas la criticó por difamar a una compañía que por muchos años le pagó el sueldo y le dio de comer, preguntándose por qué no habló antes. Otras artistas como Dulce María dijeron que la prostitución es una práctica muy común, casi normal, en la industria del espectáculo en México.

La versión de Kate

“Si te invitaban a las comidas de publicistas – declaró Kate a las tele-cámaras de Netflix - porque literalmente esas comidas, eran para ofrecer a las actrices. Es así que la gente de Televisa gana más dinero. Ellos son los que comprar los tiempos de aire”. Kate dijo que eso le ocurrió muchas veces pero que ella siempre se negó a asistir a esas cenas. Una vez le prohibieron incluso ir con su novio, que en esa época era Ari Telch. En el documental la artista admitió que tuvo relaciones sexuales con el actor norteamericano Sean Penn, quien la involucró y la puso en contacto con el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“En Colombia existen las famosas prepago - explica la actriz – y en la televisión mexicana había una especia de catalogo. Cada quien podría escoger de la pantalla. Había chicas capaz de todo con tal de conseguir un papel en alguna telenovela”.

La reacción legal de Televisa

Ahora a Kate del Castillo le toca echar mano de nuevo a sus cuentas bancarias o pedir prestado porque tendrá que contratar abogados para un nuevo proceso legal. Televisa decidió no pasar por alto las acusaciones de la actriz y emprenderá una demanda por difamación, según se lee en el periódico People en Español. La artista tendrá que presentar pruebas tangibles de la denuncia para poder evitar sanciones legales.

Luego de la actuación en “Ingobernable”, que es también una producción de Netflix [VIDEO], se espera que Kate del Castillo participe en la segunda temporada de “La Reina del Sur”. Sin embargo, el futuro de la actriz en el mundo de la actuación no será color de rosa. Y es por ello, probablemente, que está tratando de convertirse en una empresaria con su marca de tequila “Honor”.