Cuando un emperador ascendía al trono tanto en la Roma Imperial como en el Bizantino, el Senado exponía la frase: Felicior Augusto Melior Traiano (Que sea más afortunado que Augusto y mejor que Trajano), aludiendo a sus máximos líderes históricos. Por el año 100 d.C., en tiempos del gobierno de Trajano, el Mar Mediterráneo era llamado Mare Nostrum (Nuestro Mar), ya que todas las costas del mismo le pertenecían.

Lo anterior puede notarse al llegar al aeropuerto Leonardo da Vinci en Roma, Fiumicino, donde se está grabado, sobre cuatro mapas, la representación del dominio territorial del Imperio Romano en igual número de etapas.

De lo más extenso se va contrayendo dramáticamente hasta llegar al tamaño actual de la capital italiana.

Pero Trajano, tan justo como para ser residente en el sexto cielo de Dante en La Divina Comedia, es recordado no sólo por la extensión del Imperio, sino también por su legado de construcciones. Tal es el caso de Las Termas de Trajano, conocidas también como “Palacio del Pueblo”, ya que se cimentaron sobre las ruinas de la por demás extravagante Domus Aurea (Casa de Oro) de Nerón; aquel palacio de lujo exagerado entre oro y marfil al cual tan sólo entró su dueño exclamó su gozo por la tranquilidad de comenzar a vivir como un verdadero ser humano, a testimonio del biógrafo e historiador Suetonio.

Conociendo lo anterior, se puede asegurar que el poder va de la mano con la realización de obras que perduren y que no necesariamente impacten benéficamente en la vida de los gobernados.

Espíritus romanos

Cientos de años después, en México, pareciera que los espíritus de ambos emperadores poseyeron al mismo tiempo al presidente Enrique Peña Nieto. Por un lado, tuvo el intento de materialización de un tren majestuoso cual proyecto de Trajano, el paso a la modernidad del primer mundo; pero cancelado para evitar un nuevo desenmascaramiento de corrupción y licitaciones simuladas a favor de Grupo Higa. El tema está conectado con la salida a la luz pública de la sí construcción de un espacio ya conocido como la Casa Blanca, oda inconsciente a la Domus Aurea de Nerón.

No se trata de un debate de diferencias entre Imperio y República, sino del mero acto de poder corrupto, un conflicto de intereses organizado en prospectiva para tener el beneficio de un retiro digno de la familia presidencial, por si acaso sus “afores” (entiéndase pensión vitalicia) se perdieran en una revuelta legislativa comandada por díscolos envidiosos, esos subversivos contestones estilo Juan Garrison, quienes desean se queden los Peña a la intemperie, tal damnificados eternos del temblor del 85.

La entrevista que detonó la investigación

Meses antes y como detonante, la revista española ¡Hola!, entrevistó a la ex actriz y esposa del presidente de México, Angélica Rivera, en la aún no afamada casa blanca, en mayo del 2013. La Gaviota, como es conocida por una telenovela de Televisa, aseguró que la residencia oficial de Los Pinos era prestada y que esa (la casa blanca) era su verdadero hogar. La investigación periodística inició, por lo que una residencia valuada en siete millones de dólares (aprox. 86 millones de pesos), se convirtió en centro de la historia. Se destacó en la investigación coordinada por Carmen Aristegui y diseñada por Arturo Varguez, que la residencia de La Palma (nombre referenciado por el despacho del cual emanó gracias al Arquitecto Miguel Ángel Aragonés), pertenecía a Ingeniería Inmobiliaria del Centro, propiedad de Grupo Higa.

Se detalló que la esposa del presidente de México pagó a la firma el 30% del valor de la casa cuya conformación es de siete habitaciones, estacionamiento subterráneo, elevador, gimnasio y jacuzzi, en dos terrenos que unificados miden mil 414 metros cuadrados, costando igual en conjunto 18 millones 350 mil pesos. Lo anterior, por la unión de los predios correspondientes a los números 150 y 160 de la calle Sierra Gorda, en Lomas de Chapultepec, de Ciudad de México.

En defensa de la Casa Blanca

Tras la noticia, fue necesario el ejercicio de brainstorm por parte de los asesores presidenciales quienes ubicaron a la hermosa protagonista de esta novela de terror gótico como víctima en una construcción nada antigua, soslayando de paso las luchas de poder y los dueños escondidos tras verdaderos dueños, también escondidos. Después se haría un video. La vuelta de tuerca vendría al defenderse ella misma al decir que en realidad el castillo aún no era suyo pero lo sería con el fruto de sus años de labranza. A sabiendas que la ingenua afirmación sobre el pago en cómodas mensualidades no haría clic con el público acostumbrado a tandas y semanalidades,

La Gaviota castigaría televisivamente a la prole incrédula y mal administrada con unas cuantas “miradas que matan”, así como con el tono parco de su voz entrenada por asesores de compañías de cobranzas extra judiciales y con la devolución de los derechos derivados del contrato de compra venta para con la inmobiliaria de Juan Armando Hinojosa Cantú, propietario de Grupo Higa y bajo cuyo manto aparecen empresas como: Constructora Teya, Publicidad y Artículos Creativos; Eolo Plus (renta de aeronaves); Autopistas de Vanguardia; entre otras, proveedoras de servicios así como de construcción durante la gubernatura de Peña Nieto en el Estado de México.

Del patriarca entonces legionario, se supo que desde Cuautitlán Izcalli instó a los servidores a ser transparentes y que se enorgulleció porque gracias a la vida artística de su esposa es que podía tener el refri lleno. Visto así, ¿qué más apertura se necesita si la pareja protagónica es luchona y sincera? ¿Alguien no cree que las cuentas públicas son inmaculadas per se?

Los nudos en esta gráfica aristotélica son por demás escandalosos: “En mayo de 2009, la sociedad conformada por las empresas “IGSA Solutions” y “Constructora Teya” –otra de las filiales de Grupo Higa- ganó uno de los 608 compromisos que Peña Nieto hizo como gobernador: la edificación y operación del Hospital Regional de Especialidades de Zumpango.

Por esta obra se pagarán, durante el periodo 2011-2034, un total de 7 mil 038 millones de pesos, de acuerdo con el informe realizado por la organización Transparencia Mexicana, la cual fungió como testigo social del proceso. Seis meses después que ganó este contrato, en noviembre de 2009, Grupo Higa compró el terreno donde se edificó la casa presidencial.” de acuerdo con el reportaje de Aristegui Noticias.

MVS y Mexicoleaks

Los periodistas Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga, Irving Huerta y Sebastián Barragán dieron notoriedad al hecho al cual Rivera trato de aclarar, pero esto sólo derivó en la consecución de sucesos como la despedida de los reporteros de Noticias MVS, el balconeo de la casa de Luis Videgaray en Malinalco, Estado de México, también comprada a través de Higa, al igual que otra propiedad de Peña Nieto en Ixtapan; el despido de la propia Carmen Aristegui del noticiero de MVS Radio, compañía de Joaquín Vargas deslindada por desplegados de la plataforma de Mexicoleaks proyecto sobre el cual la propia periodista anunció al aire la participación de la Unidad de Investigación de MVS.

El Ejecutivo anunciaría entonces la designación de Virgilio Andrade como secretario de la Función Pública para protagonizar así el juego de Chímpete-Chámpata de El Pícaro Burlado, en donde esas dos palabras son la respuesta para todo y nada al mismo tiempo. El resultado de la “investigación” de Andrade concluyó en que no había encontrado favoritismo respecto a los contratistas de alguno de los inmuebles referidos no siendo este el fin de la historio debido a la obtención del Premio Nacional de Periodismo al reportaje de investigación tratado por el equipo de Aristegui, con su posterior entrega el 11 de septiembre de 2015 en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario de Monterrey, Nuevo León.

Datos y evidencias sobre el tema que son ahora del dominio público. Contratos, nombres, hombres y empresas. Horror decimonónico digno de Henry James que de a poco tiene sus lapsus de modernidad. La Casa Blanca se transformó en Castillo Embrujado. Pero, ¿es posible que una novela gótica se mimetice con una película de espionaje y contraespionaje cual Guerra Fría con tintes virreinales? En la tierra de la publicación del espantable terremoto, sí.

El trabajo periodístico se debe a la exposición de evidencias previamente constatadas. Las presiones sobre los medios para apretar el cuello de la libertad de expresión son evidentes. Al igual que los cantantes o actores en promoción de un trabajo, los políticos sonríen y dan el tour de medios con el carisma de reina de primavera en época de elecciones, pero al exponerse su lado oscuro, corren por los pasillos del aeropuerto, sin querer hablar sobre su vida privada al tener el puesto.

Transparencia, el poder y la corrupción

La telaraña del poder envuelve económicamente a los medios de comunicación [VIDEO] que prefieren desistir de un equipo digno de un premio nacional, que del patrocinio continuo de entes políticos en busca de vitrinas para sus logros de puentes y más puentes.

De acuerdo con el Índice de la Percepción de la Corrupción 2014: “Más de dos tercios de los 175 países… obtuvieron una puntuación inferior a 50, en una escala de 0 (percepción de altos niveles de corrupción) a 100 (percepción de bajos niveles de corrupción). Dinamarca se situó en la primera posición de 2014, con una puntuación de 92, mientras que Corea del Norte y Somalia comparten el último lugar, con apenas 8 puntos”. México se ubicó en el lugar 103 con una puntuación de 35/100.

Transparencia Mexicana en su momento consideró que sólo un cambio radical en la estrategia anticorrupción, permitirá que México abandone la posición de estancamiento en la que se ha mantenido por casi diez años, como el “asegurar la creación de un Sistema Nacional Anticorrupción que articule tanto al naciente Sistema Nacional de Transparencia, así como al de Fiscalización y Control. El esfuerzo anticorrupción debe ser nacional y no sólo federal”.

En México, la información puesta en mano del escrutinio público es una acción que permanece en la teorización de buenas voluntades. No existe un mecanismo eficiente que dé los datos requeridos en tiempos convenientes, por no mencionar la desclasificación de archivos a la velocidad de los tratos oscuros mientras se releva el poder. El acceso a la información tiene el cortafuegos de condicionantes muchas veces improvisadas, como si se tuviera agua embotellada en el desierto pero sin destapador. El derecho a la información no es negado constitucionalmente pero esta no es dada. La censura maquillada es intolerancia del poder político con el dominio de los medios masivos de comunicación.

Si se tomasen los cuatro sexenios previos al de Enrique Peña Nieto, bien se podría hacer una enciclopedia de casos de abuso de poder, peculado, tráfico de influencias: Raúl Salinas como símbolo de la impunidad así como el enriquecimiento ilícito del propio presidente de la república Carlos Salinas de Gortari. O Ernesto Zedillo, aval del fraude bancario y manipulador en la venta de Banamex, siendo el ahora ex presidente responsable de la deuda del Fobaproa. El también caso de enriquecimiento ilícito de los hermanos Bribiesca Sahagún y su relación con Pemex y Oceanografía, durante el mandato de su padrastro Vicente Fox. La Estela de Luz, el fraude en la CFE, las licitaciones amañadas de Pemex o el Walmart Gate en el gobierno de Felipe Calderón, por mencionar someramente algunos de los casos de corrupción sucedidos en cada periodo presidencial.

De tal modo, la corruptela es la cadena donde en cada eslabón aparece el toque de distingo del mismo herrero transexenal sometido a su vez por la fuerza de los poderes fácticos. Mandatos diseñados cual “Moderno Prometeo”. Al final del suyo, Enrique Peña Nieto [VIDEO] no es ya ni tan afortunado como Augusto, ni tan justo como Trajano y, al lado de su Casa Blanca, la Domus Aurea parece haber sido de cobre. #PeñaNieto #CasaBlanca