Diariamente niños y jóvenes se enfrentan a múltiples inconvenientes durante su preparación académica; inconvenientes, que van desde una deplorable situación económica, atravesando todavía por un sistema formal de educación que muchos clasifican como obsoleto, hasta hechos de violencia inimaginables a causa del bullyng.

Sin embargo, hay quienes definitivamente aseguran que el bajo rendimiento y la motivación por parte de los alumnos, principalmente, se deben a las irregularidades de un modelo educativo insuficiente y por lo mismo los docentes no escapan a tal acusación.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Es por esto que el Homeschooling, como se le conoce en Estados Unidos (lugar de origen) y en gran parte de Europa, surge como un modelo de enseñanza y aprendizaje alternativo, además de que ha cobrado ya gran relevancia en varios países de habla hispana y México no es la excepción.

Homeschooling, que por su traducción al español se entiende como Educación en casa, es una opción ya para niños y jóvenes en México desde hace no muchos años, pues su asenso ha sido progresivo. Recursos como páginas web, blogs, comunidades en Facebook, seminarios para padres en Youtube entre muchos otros, han hecho que tal fenómeno se posicione en el interés de miles de padres de familia que buscan una mejor educación para sus hijos.

El Instituto Nacional para la Educación de los Adultos por sus siglas INEA en conjunto con la Secretaria de Educación Pública (SEP), es el órgano en México que se encarga de dar credibilidad a esta opción mediante la aplicación de pruebas de conocimiento a los niños cada determinado tiempo. El instituto, además de certificar esta “nueva” alternativa, brinda a los padres asesorías proporcionándoles a estos la ayuda necesaria para llevar a cabo y de la mejor manera este modelo.

Educar en casa, consiste pues, como su nombre lo dice, en que los niños abandonen las aulas para continuar su educación en el hogar, incluso, algunos llaman a este modelo educar en familia porque son –como ya se dijo anteriormente- los mismos padres quienes enseñan a sus hijos. En este sentido, hay que destacar que los padres no solo cumplen con la función de enseñar a sus hijos, sino que también, ofrecen a otros padres (principiantes) toda clase de ideas, actividades, herramientas pedagógicas hasta como adecuar el hogar para que los niños adquieran una educación, aseguran, de calidad.

Aparentemente el homeschooling es un modelo que ha provocado gran fascinación entre los padres de familia pues permite a los niños alcanzar un excelente nivel académico a la vez que permite cuidar de cerca a estos.

Es posible percatarse hasta aquí, que dicho modelo no solo requiere de vasta capacidad económica o de un gran espíritu de voluntad pues es, ante todo, mucha responsabilidad lo que se necesita.

Estados Unidos: Cuna del Homeschooling

A grandes rasgos, el homeschooling es en esencia lo que ya se ha descrito arriba. Pero para mayor comprensión hay que echar un vistazo al país vecino, Estados Unidos.

En Febrero del 2012 el diario El País dio a conocer un estudio del Departamento de Educación 2007, en donde se les pidió a algunos padres externar sus razones por las cuales prefieren este modelo educativo. Dicho estudio, concluyo solo en tres razones: el 36% de los encuestados ponen como razón “proveerles instrucción moral y religiosa”; el 21% “preocupación por el entorno escolar” y un 17% “por insatisfacción con el sistema y la enseñanza académica”.

En Estados Unidos la idea de educar en casa muchas veces llega a ser un extremo en donde los padres deciden apartar a sus hijos por completo del sistema escolarizado. Tal es el caso, que en Febrero del 2010 la revista Nuestro Tiempo documentó un hecho en el que afirma que padres de familia en dicho país, reclaman al Estado los impuestos correspondientes a la escolarización de sus hijos.

De otro lado, hay quienes desescolarizan a los niños para inculcarles instrucción moral y religiosa hecho que también llego a ser un extremo.

Hana Williams una niña de 13 años murió a causa de múltiples maltratos que sus padres, una pareja de firmes creencias religiosas, infligieron a la misma hasta dejarle sin vida. El caso se dio a conocer en el 2013 y las investigaciones al respecto revelaron que la niña era de origen africano y fue adoptada por Larry y Carri Williams una familia en el Estado de Washington. En Noviembre del mismo año el diario Semana anunció que Hana junto con otros niños que la pareja adoptó eran niños educados en casa.