Los Chapulines

Existe un animal mexicano que está acostumbrado a saltar continuamente, comer todo lo que sea y hacer mucho ruido, aunque la descripción podría engañarlo pensando que estoy hablando del famoso Saltamontes o #Chapulín, en esta ocasión me refiero a esos políticos mexicanos de segunda o tercera clase que andan brincando de partido en partido sin importarles su origen o filosofía partidista.

Ya no importa si en el pasado eran oposición de lo que ahora defienden, lo importante es asegurar su hueso para la próxima administración, para poder seguir viviendo del sistema sin tener la necesidad de trabajar ocho horas al día de lunes a viernes, como cualquier mortal mexicano.

De estos #chapulines que cambian de color dependiendo del sol que los quiera acobijar, han surgido varios ejemplos en los últimos meses que no nos permitirán mentir de lo que aquí afirmamos.

Para ellos lo realmente importante, es seguir vivos para las próximas elecciones que se llevarán a cabo este año.

Traición

La historia de México nos demostró después de la revolución, que la traición es la forma más fácil y sencilla de llegar al poder. Hoy esa traición forma parte del pan de cada día en los militantes y políticos de este pobre, manipulado y golpeado país.

Miguel Barbosa dejó al PRD de manera escandalosa llevándose a varios de sus achichincles a las filas de Morena, tan solo porque le ofrecieron ser candidato al gobierno de Puebla.

Javier Lozano, primero fue priista, luego panista y ahora regresa a su alma mater al ver que el barco blanquiazul se está hundiendo.

De igual forma salió huyendo Margarita Zavala.

Vicente Fox, ex –presidente que llegó al poder apoyado por el PAN, primero apoyó a Enrique Peña Nieto [VIDEO] para ser presidente, ahora es adorador del PRI y con ello de José Antonio Meade.

Armando Ríos Piter, ha brincado por todos los partidos en su carrera política y ahora presume de ser –según él- independiente.

Jaime Rodríguez "El Bronco" de extracción priista, ahora se manifiesta independiente

La última y escandalosa manifestación de intereses personales han sido las de Cuauhtémoc Blanco –que de política no sabe nada- y la de Gabriela Cuevas al unirse al movimiento de AMLO en Morena, con un falso discurso de interés por la nación. A Blanco, el dedo mágico que todo borra y santifica de AMLO [VIDEO], ya le ofreció la candidatura para ser gobernador de Morelos, siendo que en Cuernavaca más que mejorar la situación de la región, la ha empeorado.

Y Gabriela Cuevas, una política de origen panista que fue adversaria del propio López Obrador pagando su fianza para desenmascararlo de sus mentiras, ahora se dice fiel seguidora de él, buscando el beneficio de la democracia.

Nuevamente el dedo mágico aparece y los vientos del rumor dicen que podrá tener una diputación plurinominal por Morena.

Los brincos de estos chapulines no serían mal vistos si en verdad con el cambio realizado, demostraran que han modificado la política y vida del país.

Si realmente buscaran el cambio ¿Porqué no lo hicieron cuando podían ejercer acciones y leyes en sus respectivos puestos políticos?

Ahora está de moda unirse al movimiento de la república amorosa de Andrés Manuel López Obrador y no precisamente porque sus ideas sean buenas o alcanzables para el país, todos saben que no es así, aquí lo verdaderamente importante es seguir chupando del sistema, sin importar de que color se tengan que vestir.

No importa si en el pasado fuiste rojo, azul o amarillo, en este momento para estos políticos oportunistas lo único y realmente importante es seguir viviendo a costa del dinero de todos los mexicanos sin importar de que color se tengan que vestir.

¿Verdad Anaya? bonita foto con chaleco amarillo.