Las elecciones

Este año en 2018, tendremos en México las elecciones que se pueden considerar las más cerradas, reñidas y complicadas en la historia del país.

Sin embargo los mexicanos tenemos la poca fortuna o mejor dicho desgracia, de que dicha confrontación no se basa en ideas inteligentes o propuestas serias sino en crear en el electorado la falsa idea e imagen de que los ahora precandidatos, son seres comunes y corrientes como todos nosotros.

Publicidad invasiva

Millones de pesos de recursos económicos [VIDEO] que bien podrían dirigirse a obras públicas como escuelas, hospitales, medicinas en centros de salud, programas de apoyo para pymes, becas a estudiantes, etc., son canalizados en #campañas políticas carentes de toda creatividad, ofensivas y que solo sirven para hacer millonarios a unos cuantos, propiamente a los medios de comunicación que reciben carretillas de dinero por incluir su publicidad y en donde algunos de sus periodistas ”más prestigiados” hablen bien de ellos de forma por demás descarada y excesiva.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

En la actualidad basta con leer unas cuantas líneas de un artículo para conocer cual es su preferencia partidista.

A todo esto hay que aumentarle la invasión sin piedad de la que somos objeto todos los mexicanos en radio, prensa, televisión, internet y redes sociales, como si fuera de nuestro interés o nos dejaran algo bueno.

Publicidad barata

Los nuevos creativos y mercadólogos políticos baratos, viven en un mundo raro. Piensan que los mexicanos somos tontos, retrasados mentales o de plano carentes de todo cerebro.

La forma de manejar la imagen de sus precandidatos [VIDEO], es tan mediocre y tan alejada de ser efectiva que más bien genera risa y memes en redes lo que demuestra su falta de conocimiento en lo que a la gente realmente le interesa.

Esta “nueva y creativa” #publicidad, nos quiere mostrar a un José Antonio Meade, viajando en clase turista en el aeropuerto, manejando su propio vehículo y trepado en un camión. ¿Porqué no lo suben en un pesero en el Estado de México en donde asaltan y matan todos los días a los usuarios?

¿Porqué no hay fotos de él haciendo fila de una hora esperando taxi, cuando llega al aeropuerto de la CDMX?

En otra amarga experiencia ahora vemos a Andrés Manuel López Obrador cortándose el cabello en una peluquería como si fuese un acto heroico digno de ser aplaudido y respetado.

Más bien el mensaje de la fotografía expresa que nos está tomando el pelo y todavía con la desfachatez que lo caracteriza, se ríe.

Para colmo, circula un video en redes sociales en donde su esposa dice con toda seguridad en su mensaje de año nuevo que “el sol rota y se mueve” ¡Válgame Dios! ¿Y esa podría ser la primera dama?

El último de los grandes héroes ahora es Ricardo Anaya, quién ha presumido de dormir en las calles de Veracruz con todo y lentes y ahora coloca una foto llevando a su hijo a la escuela, como si fuese la hazaña más grande que ha logrado.

Como seguramente nunca lo había hecho, por eso es trascendental para él y eso que pregona que la familia es lo más importante. ¿Cómo puede tener un lema de campaña sobre la familia, si ni siquiera ha ido a la escuela de sus hijos?

La falta de recursos inteligentes ha logrado que un simple niño de nombre Yuawi, con su inocencia y gracia que lo caracterizan, haya logrado que una simple canción del movimiento naranja sea literalmente un éxito a nivel nacional en redes y ahora hasta en Spotify.

Lo cierto es que los mexicanos estamos hartos de tanta mentira, pero sobre todo de saber que los políticos y sus publicistas siguen creyendo que los mexicanos seguimos siendo tontos, de corta memoria o retrasados mentales.

Nos vemos en las elecciones.