Las campañas electorales dieron mucho de qué hablar estos días, principalmente en golpes a la imagen de los candidatos, uno de los principales afectados fue Ricardo Anaya abanderado de “Por México al frente” quien se vio envuelto en un escándalo de triangulación de fondos.

El escándalo de corrupción se dio a conocer cuando un par de empresarios identificados ante la PGR como Daniel Rodríguez y Alberto Galindo declararon ante dicha instancia que, siguiendo las órdenes de Manuel Barreiro Castañeda, se encargaron de crear un grupo de empresas fantasma para lavar dinero y beneficiar al candidato de la coalición PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya.

Lo anterior se realizó a través de la simulación de la compra y venta de un inmueble con un valor de 54 millones de pesos, ante este acontecimiento se ha exigido una investigación a fondo contra el candidato y el retiro de su registro como contendiente presidencial.

La campaña sucia domina

En el otro frente la palabra corrupción continúa manchando la imagen de José Antonio Meade [VIDEO], candidato de la coalición PRI-PV-PANAL, a quien se le vínculo con el desvío de casi 2 MMP por parte de Rosario Robles quien dirige SEDESOL y dirigiera Sedatu, siendo Meade su antecesor en SEDESOL y así mismo fuera él, el secretario de hacienda y crédito público durante el periodo de estos desvíos.

La oposición no perdió oportunidad para exigir se investigue una relación a fondo entre el candidato priista y la aun directora de SEDESOL, aunque ya se han presentado pruebas físicas contra Robles la investigación sigue en proceso, sin embargo, los priistas no han logrado deslindarse por completo de la responsabilidad que recae en su abanderado en este nuevo caso de corrupción.

Por el momento la acción inmediata que se tomó por parte de la coalición fue integrar entre sus filas a viejas caras conocidas como Miguel Ángel Osorio Chong, Beatriz Paredes y Mario Fabio Beltrones, desprestigiados priistas que podrían tener un efecto contra producente para el ya mermado candidato.

AMLO y la sombra de Maduro

Puede que no se trate de un escándalo de corrupción, sin embargo, una problemática que pesa para el candidato de la coalición “Juntos haremos historiaAndrés Manuel López obrador, [VIDEO] es la guerra mediática en la que se ha visto envuelto desde que se comenzó a circular en redes sociales y medios de comunicación su cercanía al régimen del presidente Nicolás Maduro en Venezuela

Aunque Obrador ha negado dichos vínculos sus propuestas le han referido burlas y una desaprobación al argumentar que impulsa un proyecto socialista que podría conducir a México a un debacle económico y social peor que el que se vive en Venezuela [VIDEO]

Aunado a esto, recientemente se difundió una supuesta infiltración de gobierno ruso dirigido por Vladimir Putin a favor de AMLO con lo cual se dio más fuerza a la idea socialista que amenaza a México por parte del candidato.

LA MONEDA ESTÁ EN EL AIRE:

Es peor el escándalo de corrupción en el que el PRI y PAN se ven envueltos, pero el miedo e ignorancia sobre el socialismo y las condiciones internacionales han cumplido su labor y el daño se ha perpetuado contra el candidato de izquierda.

Podrán los candidatos superar estos lastres que arrastran y golpean en las encuestas, será necesario un cambio de estrategia política para minimizar esta crisis de imagen, de cara a las elecciones del primero de julio y próximos a los debates, como reaccionaran los candidatos.