Un numeroso grupo de senadores de ambos partidos lograron llegar a un trato en días recientes sobre la elaboración de una posible ley de Inmigración en Estados Unidos, que fortalecería la seguridad en las fronteras y resolvería el destino de los denominados soñadores, esto a pesar de un posible veto por parte del Presidente Trump.

Se compite en el Senado por una fecha tope puesta por ellos mismos, que puede ser esta semana para la redacción de una ley que podría obtener una gran aceptación por lograr mayor seguridad en la frontera, al tiempo que le otorga a jóvenes inmigrantes llegados al país de forma ilegal cuando eran niños, una respuesta para la solución de su ciudadanía.

El grupo trabaja para obtener los 60 votos para terminar con la obstrucción a la ley

Los miembros del grupo de ambos partidos, que se llaman a sí mismos, coalición de sentido común, (Common Sense Coalition [VIDEO]), dijeron que su acuerdo se trata justamente de lo que su nombre indica. Estuvieron trabajando el miércoles por la noche para determinar si su proyecto de ley podría obtener los 60 votos necesarios para romper una obstrucción.

Según el senador Lindsey Graham perteneciente al grupo por parte del partido Republicano dice: “no creer contar con los 60 votos" a la vez que se hace la pregunta de: ¿qué harás a continuación?" El mismo responde que se puede hacer lo mismo que durante los últimos 35 años ó se puede tratar de resolver el problema de inmigración, también agrego si se sale de esto con una seguridad fronteriza sólida, el presidente con su muro y la gran parte de la población de los soñadores sean atendidos, "todos saldríamos ganando”.

La medida asignaría 25 mil millones de dólares al desarrollo de la frontera

La medida bipartidista podría aportar 25 mil millones de Dolares [VIDEO] a la seguridad en la frontera en un lapso de 10 años, también lograría el problema relacionado con la ciudadanía a pequeños jóvenes de entre 10 y 12 años, pero estos no podrían ayudar a sus padres a que fueran ciudadanos, todo ello creando leyes que respalden los derechos de todas las comunidades inmigratorias así como su pronta legalización.

Por su parte el presidente Trump insta a los Senadores para que se opongan a esta ley por no cumplir los pilares fundamentales de su enfoque migratorio, en donde declaró: “Estoy pidiendo a los senadores de ambos lados que aprueben el proyecto de Grassley, Senador Republicano y se opongan a proyectos que no cumplan con los cuatro pilares fundamentales”.