El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se ha posicionado como un entusiasta defensor de la promoción de la igualdad en la sociedad japonesa. En una sesión reciente del Comité de Presupuesto de la Dieta japonesa, Noriko Horiuchi, miembro del Partido Liberal Democrático de Abe, atribuyó la defensa del ascenso de la mujer como un factor en "el comienzo de una nueva era en el éxito femenino".

"Womenomics"

Una parte clave de su política de reformas económicas, llamada 'Abenomics', implica lograr que más mujeres entren a la fuerza de Trabajo; y el término “womenomics” se ha utilizado para describir este aspecto de su política.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Pero a pesar de esta retórica, Japón se ha deslizado en el ranking mundial de la brecha de género del Foro Económico Mundial (FEM), pasando del puesto 111 en 2016 al 114 en 2017, hace diez años, ocupó el puesto 80.

El índice WEF se obtiene al observar varias áreas diferentes donde puede haber una brecha de género; una de las claves es la participación y la oportunidad económica. En la reunión del Comité de Presupuesto, el Sr. Abe afirmó que en los últimos cinco años, la tasa de empleo femenino había aumentado, y que ahora era más alta que la de los Estados Unidos para las mujeres mayores de 25 años. El número de empleadas en la fuerza laboral ha aumentado desde 2012, y de acuerdo con las cifras de la OCDE de 2016, Abe también tiene razón al decir que la tasa de empleo de las mujeres es más alta que la de los Estados Unidos para las personas mayores de 25 años. En 2016, la tasa general de empleo femenino de Japón fue del 66,1%, muy por encima del promedio de la OCDE del 59,4%.

Cantidad, no calidad

Sin embargo, Atsuko Muraki, profesora visitante en la Universidad de Tsuda y ex viceministra de Salud, Trabajo y Bienestar, dice que el empleo femenino en Japón ha aumentado en cantidad pero no en calidad.

Esto se ve confirmado por una mirada más cercana al tipo de trabajo que están haciendo las mujeres: solo el 12.4% de los legisladores, altos funcionarios y gerentes son mujeres, según las cifras de WEF. El gobierno del Sr. Abe promulgó una ley destinada a lograr la igualdad de género en el lugar de trabajo en 2015. Hizo que las empresas con más de 301 empleados establecieran objetivos para aumentar la participación de las mujeres en la administración y publicar sus resultados. Sin embargo, no hay sanciones por no cumplir. En 2016, el gobierno revisó un ambicioso objetivo nacional: ocupar el 30% de los puestos directivos en los sectores público y privado con mujeres para el año 2020. Los nuevos objetivos eran del 7% para los puestos gubernamentales superiores y del 15% para las empresas.

Mujeres en política

La razón principal para que Japón cayera en las clasificaciones en el índice del WEF fue "reversiones del progreso" en el empoderamiento político. El gabinete de Abe del año pasado se destacó por igualar el mayor número de ministros del gabinete femenino en la historia de Japón(siete de 18).

Sin embargo,su actual gabinete de 20 miembros tiene solo 2 mujeres: la ministra de Justicia, Yoko Kamikawa, y Seiko Noda, cuyo informe cubre los asuntos internos, el empoderamiento de las mujeres y la seguridad social. Solo 47 de los 465 legisladores en la Cámara de Representantes son mujeres. Porcentualmente, este es el nivel más bajo en el G8, y también está rezagado con respecto a otros países de la región, como Corea del Sur, Indonesia y China. Mariko Bando, presidenta y rectora de la Showa Women's University en Tokio, dice que el sistema político tiene parte de culpa, pero dice que también es responsabilidad de los partidos políticos del país.

Japón elige a sus miembros del parlamento de dos maneras; 289 miembros se eligen en circunscripciones de un solo escaño por pluralidad, y los restantes se eligen en distritos de bloque por representación proporcional. "Los partidos políticos no colocan a las candidatas en la parte superior de la lista en el sistema de representación proporcional", dice ella. "En primer lugar, los propios partidos políticos tienen que hacer más para esforzarse por alentar la participación de las mujeres".