La policía alemana detuvo al ex presidente catalán Carles Puigdemont, bajo una orden de arresto europea, cuando cruzaba desde Dinamarca a Alemania. Puigdemont, quien lleva viviendo en un exilio autoimpuesto en Bruselas desde octubre, viajaba en un automóvil en el camino de Finlandia a Bélgica el domingo cuando fue detenido, después de haber visitado a los legisladores finlandeses en Helsinki.

El viernes, el gobierno español reactivó una orden de arresto internacional para Puigdemont, quien es buscado por cargos de sedición, rebelión y uso indebido de fondos públicos.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

España envió una solicitud a las autoridades finlandesas para detener a Puigdemont, que estaba de visita para promover la causa de la independencia catalana. Sin embargo, la solicitud fue escrita en español y hubo una demora, mientras las autoridades en Madrid la traducían al inglés.

Mientras tanto, Puigdemont dejó el país.

En un comunicado el domingo, el oficial de prensa de Puigdemont dijo: "Carles Puigdemont ha estado detenido en Alemania, cuando cruzaba desde Dinamarca en su ruta a Bélgica. Ha sido tratado adecuadamente en todo momento y, ahora mismo, está en una estación de policía. Iba camino a Bélgica, donde estaría, como siempre, a disposición de la justicia belga".

Ralph Döpper, un abogado general adjunto en el fiscal del estado en Schleswig-Holstein, le dijo al periódico El Guardian que estaba investigando si Puigdemont sería puesto bajo custodia de extradición y que anunciaría sus hallazgos preliminares, el lunes por la mañana.

Reaccionando a la noticia de la detención [VIDEO]de Puigdemont, Albert Rivera, líder del partido de Centroderecha Ciudadanos, dijo: "La fuga del golpista ha llegado a su fin.

No puede haber impunidad para aquellos que intentan destruir la democracia europea, desobedecer las leyes democráticas, destruir la coexistencia de las personas y malversar los fondos públicos".

Elsa Artadi, portavoz del partido Juntos por Cataluña de Puigdemont, dijo que "no hay garantía de justicia en España, solo venganza y represión". Puigdemont [VIDEO]había recorrido 808 millas (1.300 km) del recorrido en automóvil de 1243 millas, cuando lo detuvieron a las 11.19 a.m., aparentemente en una gasolinera cerca de Schuby en la autopista A7, a 31 millas en territorio alemán, según su abogado, Jaume Alonso Cuevillas.

Según los informes de los medios alemanes, el arresto se realizó después de una denuncia de la agencia de inteligencia española a la oficina Sirene de la policía federal alemana, parte de una red de unidades de intercambio de información para la policía nacional en el área de Schengen.

Declaración unilateral de independencia en octubre

Puigdemont enfrenta hasta 25 años de prisión en España por cargos de rebelión y sedición por organizar un referéndum ilegal para Cataluña, que condujo a una declaración unilateral de independencia en octubre.

De acuerdo con las reglas de la orden de arresto europea, Alemania tiene hasta 60 días para decidir si extradita al político catalán a España. Si Puigdemont se rinde para ser procesado, la decisión debe tomarse dentro de los 10 días.

La orden internacional, emitida originalmente en noviembre tras la declaración unilateral de independencia de Cataluña y la huida de Puigdemont y otros líderes catalanes, fue anulada en diciembre en medio de preocupaciones españolas de que Bélgica no extraditaría a Puigdemont por los cargos más graves.

Si él y los demás fueran extraditados solo por el cargo menor de malversación de fondos públicos, podrían ser juzgados por ese delito, cuando fueran devueltos a España. Alemania solo puede extraditar a los sospechosos, si el presunto delito también es punible según la ley alemana. Se supone que la decisión debe tomarla únicamente las autoridades judiciales, sin interferencia política.

No existe un crimen como la rebelión bajo la ley alemana, pero existe un crimen de alta traición, definido como el uso de la fuerza o la amenaza de la fuerza para socavar el orden constitucional. Conlleva penas de entre 10 años y cadena perpetua. La UDI catalana era completamente pacífica, si fuera ilegal, aunque las autoridades españolas pueden argumentar que existía una amenaza implícita de fuerza. El crimen de sedición fue eliminado de la ley alemana en la década de 1970.

La orden de detención fue reactivada el viernes, al igual que las órdenes similares para los otros prófugos, Lluís Puig, Meritxell Serret y Toni Comín, todos en Bélgica, y Clara Ponsati; actualmente en Escocia, donde enseña en la Universidad de St Andrews . También se emitieron órdenes para arrestar a Marta Rovira, secretaria general del partido secesionista Partido de la Izquierda Republicana, y Anna Gabriel de la candidatura radical de la Unidad Popular, que buscaron refugio en Suiza.

El viernes, el juez de la Corte Suprema, Pablo Llarena, entregó a Jordi Turull, el tercer y último candidato a la vacante presidencia catalana, y otros cuatro, entre ellos el ex presidente del parlamento catalán, bajo custodia. Se unen a Oriol Junqueras, líder de la Izquierda Republicana y otros tres que ya están en prisión preventiva en las cárceles de Madrid.