Cada vez que un niño se cura, en el Hospital pediátrico Federico Gómez de Ciudad de México, se suena una campana. Es una maravillosa tradición que llena de ilusión a los pequeños que están hospitalizados y difunde alegría y esperanza. El sonido de la sanación que se escucha por todos los pasillos del centro de salud le recuerda a médicos, enfermeras, familiares y pacientes que el final de una enfermedad es posible.

Celebrar la sanación

Para tratar de compartir esta tradición, la primera dama de México, Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto, le regaló al Hospital pediátrico Bambino Gesù de Roma otra campana.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Para que ellos también adopten este divertido hábito. La entrega del regalo especial [VIDEO] se llevó a cabo esta semana. Recibieron a la actriz, la presidenta del hospital italiano, Mariella Enoc; el director del departamento de oncología, terapia celular y genérica, Franco Locatelli y la responsable de departamento de servicio socia, Lucia Celesti.

La visita a Papa Francisco

La delegación del Hospital Infantil de México "Federico Gómez" realizó una visita al Vaticano [VIDEO] junto a Rivera. A la audiencia pública del Papa Francisco realizada en la Plaza de San Pedro, quisieron recibir el mensaje de fortaleza del Santo Padre. La petición había sido realizada meses atrás por varios niños enfermos y sus familiares. Papa Francisco habló con ellos, escuchó la narración de la enfermedad y se informó sobre el proceso de recuperación. Recordaron juntos la visita papal en el año 2016. Los menores contaron de la posibilidad de tocar la campana cuando se curan y de cómo las palabras del Pontífice los ayudan a seguir adelante.

“Nuestros niños y sus familiares quisieron venir a verlo para saludarlo – dijo la primera dama a Papa Francisco – y quisieron traerles sus testimonios, además de agradecerle como su palabra los ayuda para sacar fuerzas y seguir hacia adelante.

Cada uno de ellos ha mejorado. Le venimos a dar las gracias por haber traído luz a nuestro México”.

El significado de las campanas

Conmovido, el Papa los felicitó y les agradeció que lo hayan venido a visitar. Bendijo las campanas de ambos hospitales y recordó que siempre han simbolizado la esperanza, la alegría y que con su sonido llenan de ilusión y motivación. Les pidió que no se rindieran y que siguieran en la lucha. Cada uno de ellos seguro podrá sonar las campanas en nombre de una pronta sanación.

Junto a la primera dama también estuvo presente el embajador de México ante la Santa Sede, Jaime del Arenal, y una pequeña delegación compuesta por niños mexicanos que sufren enfermedades oncológicas, quienes estaban acompañados por sus familiares y por los médicos José Alberto García Aranda, director del Hospital Federico Gómez, y por Ricardo Gil Guevara, quien trabaja en los primeros auxilios del mismo centro de salud. Los médicos mexicanos visitaron el departamento de onco-hematología del Hospital Bambino Gesù para conocer cómo se trabaja en un instituto sanitario italiano.

Rivera se dedicó a entregar la campana dorada de metal. A estrenarla fue una pequeña chica que le ganó la batalla al cáncer.

Acuerdos de cooperación

Asimismo, las delegaciones se intercambiaron varios presentes. Los niños mexicanos, por su parte, regalaron a los pacientes italianos juguetes colorados hechos de madera. Los pequeños pacientes italianos entregaron a las niñas muñecas de tela realizadas en el hospital y los niños el uniforme del equipo de fútbol del Hospital Bambino Gesù. La primera dama cerró varios acuerdos para que las dos instituciones puedan seguir cooperando mutuamente.