El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puso un stop a una importante operación financiera. Con la firma de una orden ejecutiva – algo bastante peculiar – el magnate bloqueó la adquisición del productor estadounidense de microprocesadores

Qualcomm por parte de la empresa rival Broadcom, que tiene sede en Singapur y que ha expresado sus intenciones de transferirse en Estados Unidos. La operación de Broadcom y rechazada varias veces por Qualcomm habría dado un nuevo diseño a la próxima generación de tecnología de telecomunicación móvil [VIDEO]. Trump explicó que esa compra, la más grande propuesta en el sector de la tecnología, ponía en riesgo la seguridad nacional y la de todos los norteamericanos.

El valor de la operación era de más de 140.000 millones de dólares. Trump explicó que siguió las recomendaciones del Committee on foreign investment de Usa. El título Qualcomm cayó en Wall Street más del cuatro por ciento por un valor de 62,81 dólares. Si bien el bloqueo de esta operación en el mundo de los microchip podría ser justificada, la polémica se ha generado por el modo [VIDEO] en el que se paró la operación utilizando un recurso del gobierno como la orden ejecutiva. Queda esperar mayores detalles por parte de las autoridades de seguridad norteamericanas.