El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, despidió al secretario de Estado, Rex Tillerson. Desde siempre la relación entre ambos era complicada y llena de tensiones. Trump decidió sustituirlo con el que era director de la Cia, Mike Pompeo. La noticia fue confirmada en una forma muy peculiar, como es costumbre con el magnate: lo hizo a través de Twitter con un tweet [VIDEO] en el que agradece Tillerson y dice que Pompeo hará un trabajo fantástico. Asimismo, Trump anunció que Gina Haspel, vice directora de la Cia, será nombrada como la nueva jefa de la agencia de inteligencia norteamericana.

Las diferencias con Donald Trump

Los rumores sobre el despido de Tillerson se escuchaban desde hace menos en los pasillos de la Casa Blanca.

Y es que Tillerson y Trump discutieron varias veces. Sus posiciones era bastante diferentes en materia de política internacional y Tillerson no estaba dispuesto a cambiar para seguir las ideas del jefe de Estado. Incluso ayer el ex secretario de Estado dio unas duras declaraciones sobre el envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y de su hija Yulia Skripal, crímenes ocurridos en el Reino Unido, diciendo que era probablemente culpa de Rusia, al que había definido una “irresponsable fuerza de instabilidad en el mundo”. Hay quienes dicen que habló de esa manera, tan libre, sin pelos en la lengua, porque sabía que estaba por perder su puesto de trabajo. Según el diario Washington Post lo sabía desde el viernes de la semana pasada.

Otros medios, como la agencia de noticias Associate Press, sostienen que Rex no sabe por qué fue despedido.

Y al parecer supo la noticia hace muy poco. Detrás de la decisión, quizás, también estén las negociaciones del Tratado de Libre Comercio en América del Norte entre Canadá, México y Estados Unidos.

Las negociaciones con Corea del Nord

De acuerdo al diario The New York Times, Tillerson fue sustituido en este momento – y no después – porque Trump quiere llegar sin problemas a las negociaciones con el régimen de Corea del Norte. Cuando Trump aceptó la invitación para encontrar Kim Jong-un, la semana pasada, Tillerson estaba de viaje en África y no sabía nada, por lo que se sintió excluido. Tillerson se vio en la necesidad de desmentir que había llamado “idiota” a Trump, como lo escribieron algunos medios estadounidenses. Antes de ser nombrado secretario de Estado, Tillerson era administrador de la compañía petrolífera Exxon Mobil. No contaba con ningún tipo de experiencia política.

El nuevo secretario de Estado

Mike Pompeo tiene 54 años y era hasta ahora el director de la Cia. Su nombramiento en la agencia de inteligencia llegó con la victoria electoral de Trump.

Antes de estar en la Cia, Pompeo fue diputado del Partido Republicano por el Kansas. Es un representantes de la parte más radical de los republicanos, el Tea Party. Por muchos, Pompeo es considerado menos moderado respecto a Tillerson. Se pronunció muchas veces en contra del acuerdo nuclear con Irán y, aunque es muy duro con relación a Rusia, podría ser más flexibles para adaptarse a las posiciones de Trump.

Un terremoto en la Casa Blanca

Poco después del anuncio, Pompeo dijo que trabajará para garantizar al país la seguridad, y que la hará segura, fuerte, orgullosa, potente y libre.

Además, para aumentar el terremoto en la Casa Blanca, la asistente personal de Donald Trump, John McEntee, fue alejada de su cargo porque esta siendo investigada [VIDEO] por el departamento de Seguridad nacional a causa de crímenes financieros. Las acusaciones no están relacionadas con el mandatario.

Todos están a la espera de saber quién será el próximo a ser despedido por Trump en el gobierno.