El perdón

Sinceramente los mexicanos ya no sabemos que pensar, si cada día que pasa vemos como la ley es violada y ajustada en beneficio de unos cuantos, para beneficiar a otros tantos.

La semana pasada el INE nos sorprendió con la decisión de aceptar que los candidatos aparezcan en la boleta electoral con sus apodos [VIDEO], con la finalidad de que sean fácilmente identificados por la sociedad.

Ahora resulta que Jaime Rodríguez Calderón mejor conocido como #“El Bronco podrá estar en la boleta electoral del próximo 1 de Julio, para ser votado como candidato a la presidencia de la república.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La decisión de poner los apodos ¿habrá sido mera casualidad o ya tenían planeado incluir al #“Bronco”?

Aún y cuando se presentaron pruebas suficientes que demostraron que el equipo de captura de firmas de #“El Bronco” hizo trampa en la recolección de éstas, aún y con todas las pruebas contundentes sobre esta trampa, el Tribunal Electoral le autoriza y permite estar en la contienda electoral, obligando al INE a colocarlo en las boletas argumentando que #“El Bronco” fue víctima de la ley al no haber tenido audiencia para revisar su caso ante el propio INE.

#“El Bronco” de extracción priista y quién utilizó los recursos del gobierno de Nuevo León para la recolección de firmas, fue perdonado sin pasar por el dedo santificador de AMLO [VIDEO] que borra los pecados de todos los hombres y mujeres de dudoso actuar.

Ningún candidato le dio la bienvenida por haber logrado el ascenso a la boleta, ya que esta decisión enturbia los resultados y pone en duda la legitimidad del proceso.

Con la llegada de #“El Bronco” a la boleta electoral se abren muchas aristas en torno a los resultados.

La competencia entre cinco personajes provocará que tan solo una quinta parte del padrón electoral elija al próximo presidente y el resto nos quedemos como “el chinito solo mirando”.

El menos “pior”

Que tan mal está la clase política de nuestro país, que tenemos que escoger entre cinco candidatos que no ninguno de ellos representa el verdadero cambio que se requiere.

Todos ellos hablan de promesas que son difíciles de cumplir y no por falta de interés, si no porque las condiciones actuales del país no les permitirán lograr el “sueño mexicano” del cambio en seis años.

Es muy fácil hablar de la realización de obras inalcanzables o de ofrecer regalar dinero al pueblo, pero la triste realidad es que todo el presupuesto del gobierno está tan comprometido, que impide la realización de éstas a riesgo de endeudar más al país o de imprimir más dinero generando una ola de inflación imposible de controlar muy al estilo de los peores sexcenios que hemos vivido con Luis Echeverría, José López Portillo y Miguel de la Madrid.

En la boleta electoral tendremos que escoger entre tramposos, mesías iluminados y mentirosos a nuestro próximo presidente.

Ese hombre o mujer que lleve las riendas de un país que ha sido devaluado, corrompido, violado, secuestrado por el crimen organizado y saqueado durante los últimos años, tendrá que llegar con una franca ventaja, para que su triunfo sea incuestionable y no se ponga en duda su legitimidad.

El fraude

El próximo proceso electoral para presidente de la república está tan plagado de irregularidades y de malos manejos que no nos extrañe ver el día 2 de julio que de los cinco contendientes, cuatro de ellos hablen de fraude electoral.

El Instituto Nacional Electoral (INE) no ha dejado de manipular y de cambiar las reglas del juego logrando que la legitimidad del próximo proceso -por cierto el más competido y observado de los últimos años- está en franca duda.

La vida nos permite ser testigos de la historia, ojalá y sea para bien del país.