Comenzó oficialmente la campaña electoral de las presidenciales en México del próximo 1° de julio. Más de 89 millones de electoral elegirán el presidente de la República y 128 senadores, 500 diputados federales, un gobernador, alcaldes y legisladores estatales y comunales. En este momento importante para el País, los obispos mexicanos están tratando de orientar a los fieles para que ejerzan el derecho [VIDEO] democrático con consciencia y con espíritu cristiano, escogiendo una de las oportunidades que ofrece el panorama político mexicano.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La insistencia de Antonio López Obrador

La decisión será sin duda complicada. Más de la mitad de los mexicanos han dicho que están indecisos por quién votar.

No saben quién podría sustituir con éxito al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto. En la carrera electoral hay varios candidatos pero el más fuerte, hasta ahora, es el ex alcalde de Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador. El líder del partido Morena, que ha abrazado alianzas con partidos progresistas y de derecha, a pesar de tener una ideología de izquierda, goza del 40 por ciento de popularidad, según las últimas encuestas. Esta es la tercera vez que López Obrador trata de convertirse en el presidente de México.

El fracaso de los partidos tradicionales

Aunque tiene 64 años, López Obrador es muy famoso y querido entre los jóvenes. El candidato de Morena está tratando de tranquilizar al sector financiero de México [VIDEO], a los inversionistas internacionales y los empresarios sobre las que son sus propuestas en materia de asistencia social.

Entre los puntos fuertes de López Obrador está el hecho de que se presenta como una alternativa nueva, alejada de los partidos políticos, aunque él ha hecho política desde siempre. En México la abstención al voto ha siempre superado el 40 por ciento en los últimos, con un pico entre los electores más jóvenes, desilusionados de la política, que ha llegado a alcanzar el 60 por ciento. En las elecciones del 1° de julio votarán por primera vez más de 11 millones de jóvenes, que no se sabe a favor de cuál partido – o candidato independiente – se expresarán. Los mexicanos están cansados de la corrupción y el fracaso de las autoridades ante los carteles de la droga, que han hecho aumentar la violencia y la criminalidad a niveles históricos en México durante el 2017. Según algunas organizaciones de derechos humanos, hay más de 12.000 desaparecidos en México. Y la mafia en el mundo empresarial y político está más que institucionalizada.

El contexto socio-económico en México

La economía mexicana está atravesando una fase de crecimiento económico del 2,2 por ciento, aunque mantiene una cifra de desempleo de 3,3 por ciento.

El cuadro es aún más grave, ya que más del 70 por ciento de los mexicanos trabaja en el sector informal con salarios bastante bajos. A causa de la inflación, que es de más del 5 por ciento, la moneda mexicano se ha devaluado en los últimos años, así como también ha bajado la calidad de vida de los mexicanos.

El Episcopado de México emitió un comunicado en el que afirma que “la participación de la vida cívica y política es una obligación civil así como también cristiana, que los fieles no deben ignorar”. Según los religiosos, la única forma en la que se puede contribuir efectivamente a la transformación del País es participando a las elecciones, respetando los origines y el destino histórico. “Hacemos un llamado a los cristianos para que salgan a votar a las personas, no a los partidos, y que sigan los valores sanos, el bien común […] En contextos socio-económicos y políticos complicados e imperfectos, debe imponerse la búsqueda del bien, aunque sea modesto”, se lee en el documento.