Hasta el mes de julio en México se respirará un ambiente electoral cargado con las típicas promesas que anteceden a las elecciones y los dimes y diretes entre los candidatos. Sin embargo, en la mesa esperan por ser atendidos temas de relevante interés que afecta la vida cotidiana de los ciudadanos. La violencia, las organizaciones criminales que reinan en el país y operan en total impunidad, así como también la difícil relación con el vecino Estados Unidos, siguen pendientes de políticas efectivas para su resolución.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La prioridad económica

Antes de comenzar la transmisión, el candidato de Morena, Andrés López Obrador, encabezaba las encuestas con el 45 por ciento del consenso, Anaya tenía el 28 por ciento y Meade el 19 por ciento.

Más del 58 por ciento de los entrevistados sostiene que la prioridad del próximo Gobierno es impulsar un cambio en el modelo de la economía. Esto quiere decir que, a pesar del pequeño aumento del Producto Interno Bruto de los últimos meses, los mexicanos no se sienten satisfechos por cómo el gobierno está manejando las cuentas.

La importancia de estas elecciones

En el debate televisivo, por primera vez, participaron seis mexicanos [VIDEO] de la sociedad civil, quienes le hicieron varias preguntas a los candidatos presidenciales. Estas elecciones son determinantes para el futuro mexicano no sólo porque se escogerá al sucesor del presidente Enrique Peña Nieto sino porque también serán elegidos gobernadores y alcaldes en varios estados y municipios del País. Es la primera vez que 13 millones de chicos mexicanos, entre 18 y 23 años, ejercerán por primera vez su derecho al voto.

Las encuestas indican que en el proceso electoral hay un elevado número de votantes que aún están indecisos por quién votar.

México en el cuadro geopolítico mundial

El domingo pasado se llevó a cabo el segundo debate electoral en el que se abordó el delicado tema de la política internacional. Los candidatos que aspiran a convertirse en presidente de México discutieron sobre cuál será el rol del País en el nuevo orden geopolítico mundial. Así pues Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Rodríguez Calderón hablaron de temas que van más allá de las problemáticas domésticas. La discusión se llevó a cabo en la ciudad de Tijuana, un lugar cargado de simbolismo, ya que está en la frontera entre México y Estados Unidos. La relación con la administración de Estados Unidos, con el presidente Donald Trump a frente, es el eje por el que pasa el resto de la política internacional de México. Es así hoy y lo ha sido siempre.

Anaya golpea duro en contra de Estados Unidos y el presidente Trump, que sigue insultando a los mexicanos, mientras López Obrador apuesta por la carta de la diplomacia y el crecimiento económico para ganar fuerza a nivel internacional.

Meade fue más enfático y Rodríguez propuso la expropiación de Banamex y Citibank.

La bomba de la salud pública

Otro tema al que se tendrá que enfrentar en manera urgente quien llegue a Los Pinos es la crisis del sistema sanitario público en México. Hoy en día, según los datos oficiales del Instituto Mexicano Para la Competitividad (IMCO), los mexicanos invierten más del 20 por ciento de los ingresos en la cura de enfermedades [VIDEO] crónicas. Se pierde el 1 por ciento del Producto interno bruto, es decir, 213.000 millones de pesos. El sector es una bomba a punto de explotar, según los expertos e inversionistas.

La imposibilidad de curarse, en algunos casos, es la brecha social más desgarradora entre ricos y pobres. Y el Estado tiene la obligación de garantizar el derecho a la sanidad. El próximo presidente México tendrá que sacar bien las cuentas para poder financiarlo.