Llegó el tiempo, la cita del segundo asalto. Después del primer encuentro en la ciudad de México, tocó el turno a la ciudad fronteriza de Tijuana, Baja California, para recibir a los candidatos a la presidencia de la republica con el propósito de dar más peso a una de las temáticas centrales de este segundo debate: México ante el contexto internacional.

Por supuesto lo más destacado de este segundo encuentro fue el formato revolucionario del INE donde parece que el ganador es el público y la democracia, ya que un grupo de ciudadanos elegidos aleatoriamente, pudieron formular un serie de preguntas directamente y sin ningún tipo de censura, aparentemente, a los candidato.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Después de ello, una serie de conclusiones y lugares comunes.

Se bajó Margarita

La primera noticia del debate llego a mitad de semana, en resumidas cuentas, había ahora tiempo de sobra por que la candidata independiente Margarita Zavala decidió declinar [VIDEO] en su carrera presidencial.

Contrario a lo que se creía, no se aumentaron preguntas ni se sumó tiempo a cada candidato, más bien se redujo la duración del debate. Mención aparte y reflexión de otro texto, el bofetadón que la ciudadanía recibe con las endebles y cuestionables candidaturas “independientes”.

Entrados en materia, otras vez, y además de los memes que después sabremos si son en realidad signo de la participación ciudadana, los ojos de gran parte del país estuvo en los monitores de televisión o del celular al pendiente del pleito entre Andrés Manuel López Obrador (Morena), Ricardo Anaya (PAN-PRD-Movimiento Ciudadano), José Antonio Meade (PRI-Nueva Alianza- Partido Verde Ecologista) y Jaime Rodríguez Calderón, el ‘Bronco’ (Independiente). En un encuentro arbitrado frontalmente por León Krauze y Yuriria Sierra [VIDEO], quedó claro que de los candidatos presidenciales, como es costumbre, pudimos conocer muy poco y de sus propuestas mucho menos.

Una vez más la discusión se volvió en la oportunidad inmejorable para atacar y descalificar al de en frente.

También quedo muy claro que de políticas exteriores andamos muy cortos, ya que el discurso de todos los implicados en la contienda por la silla presidencial de 2018 se redujo a un discurso patriotero enfocado a encajar con un público con síndrome de Juan Escutia que parece no tiene claro que en un mundo necesariamente globalizado, los conflictos y acuerdos no se resuelven a gritos y sombrerazos. Dando de pasada y con mucha ironía, el protagonismo que los Estados Unidos y su presidente Donald Trump necesitan.

AMLO: Nada como siempre

En primer plano, el puntero de la contienda, el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, fiel a su estilo sigue sin contestar ninguna de las preguntas que se le formulan, gastando el tiempo en simplonadas que solo dejan contentos a aquellos que han hecho del eterno candidato, el receptáculo de el hartazgo y desencanto de la situación actual del país.

En el tema bueno, suena ilógico decir que para se mejoraran las políticas exteriores mejorando las políticas interiores, obviando que fuera del país viven cerca de 30 millones de mexicanos que aparentemente quedarían desamparados con tales medidas. Aunque tampoco supo explicar bien el tema.

Sin embargo, y en todo caso, no importa que se haya o no entendido del discurso del candidato de Morena, ya que como si eso fuera lo importante, más tarde saldrán a interpretar los silencios del candidato su equipo de campaña.

De ultima, y sin que la mención sea menor, resulta curioso que lo más destacado del virtual presidente de la republica sea “Ricky Riquín Canallín”, porque lo único que deja de manifiesto es la edad mental del electorado y como con ese criterio se tiene en la cima a semejante personaje.

¿A donde fue el progresista Anaya?

Por su parte el candidato de la coalición "Por México al frete”, Ricardo Anaya, lució desdibujado a comparación de su primera presentación, además de que su personalidad progresista vino a menos cuando evitó responder a pregunta expresa de la presentadora de Grupo Imagen, cuando de la legalización de las drogas se trató.

Después de darle vueltas al tema, dejó la cuerda a la misma altura, “ponderando el dialogo y el análisis”, y escudándose en el argumento de que la legalización de las drogas no significaría que los índices de violencia disminuyeras. Habrá que poner a el ex dirigente del PAN a revisar los ejercicios parecidos en el vecino país, que parece tanto quiere, donde la mariguana se está legalizando paulatinamente, y que claro, esto no es casualidad.

Por otro lado, parece que el haber ganado el primer encuentro le dio confianza al pelirojo, ya que en este segundo encuentro se mostró muy holgado, y tal vez, un tanto violento acercándose en demasía a sus oponentes, en particular a “ya saben quién”. Tristemente, esto dio pie a una de las desafortunadas putadas del tabasqueño.

Meade, sin sabor ni personalidad

Un escaño por debajo de los anteriores se encuentra el representante de “Todos por México”, José Antonio Meade. En redes circulaba la leyenda “Meade tiene el superpoder de que todo lo que dice no le importe absolutamente a nadie”, y es cierto.

Ni siquiera declarándose como ‘el chingon’ de la contienda logra enganchar con el electorado. Particularmente cuando a cada alusión al presidente de la república, lejos de desmarcarse, da el espaldarazo a quien le debe la candidatura. Y, aunque suena lógico, por qué si no lo hizo al principio, claramente no lo hará ahora, sí que le daría unos cuentos puntos extras en las encuestas.

En este sentido habrá que esperar para ver en qué momento declina en favor de Ricardo Anaya, precisamente para proteger a su patrón, por que como van las cosas, AMLO ira con todo detrás de él.

Del ultimo que resta, y como atinadamente han hecho muchos en los foros de discusión post debate, a partir de este momento omitiremos su nombre, ya que lo único que busca son reflectores. Para muestra el lenguaje corporal de León Krauze el día de ayer, quien con un risa y mueca en la boca, parece reflejar el sentir de muchos, y es que del chistecito ya tuvimos bastante y con lo de las manos bastó. Los bufones a otro lado, particularmente cuando su presencia es ilegitima y no aporta nada a la discusión.

Pasos cortos, pero pasos al fin

Al final y aunque el debate resulto una vez mas entretenido, y que esto no es necesariamente bueno, queda la sensación de saciedad por lo menos cuando se entiende un avance en cuanto a ejercicios democráticos en nuestro país. Por un lado, los moderadores no solo haciendo su trabajo, sino encarando y exigiendo a lo candidatos respuestas, rompiendo la histórica inmunidad retorica de la que gozaban los candidatos en los debates, y que, aunque para muchos fue protagónico el papel de ambos periodistas, también es cierto que le viene bien el encare incluso de esta forma.

Por ultimo y para ser el primer intento, hay cosas que mejorar, se entiende que la muestra es aleatoria en cuanto a los ciudadanos participantes, pero, habría que mejorar las participaciones ya que mucho de lo que preguntaron no se entendía por errores primarios de entonación, lectura y formulación de preguntas, y esto, como en mucho, no tiene que ver con los candidatos ni con el órgano elector, y es si, reflejo de el nivel educacional del país.

Último asalto el 12 de Junio

Quedamos atentos pues para la segunda tercera afrenta que se llevara acabo el 12 de junio en Campeche, y en la cual debería ser una exigencia moderar el ataque y presentar ahora si mucho más propuestas cuando las elecciones estarán a la vuelta de la esquina. Atentos todos.