Las siderúrgicas mexicanas estiman que la tarifa de acero de los Estados Unidos le costará a la industria nacional 2.000 millones de dólares anuales, e instó al Gobierno a tomar medidas recíprocas urgentes.

La Cámara Mexicana de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) también expresó su "preocupación y desilusión" con la decisión del gobierno de los Estados Unidos de aplicar el arancel del 25%, que dijo que no tenía sentido y no contribuyó a un clima constructivo en América del Norte región.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

México contraatacará con la misma moneda

Imponer medidas iguales en todos los Estados Unidos "perjudicará más que a la industria estadounidense" porque el superávit de Estados Unidos con México en el sector siderúrgico en los últimos dos años es de 3.600 millones de dólares, dijo el grupo industrial en un comunicado.

Canacero dijo que las medidas tomadas deben aplicarse "sin excepciones" a los mismos productos que los Estados Unidos han impuesto aranceles y que deben establecerse a la misma velocidad. "Una decisión menor sería inaceptable", dijo el comunicado.

Canacero cuestionó la justificación de los aranceles y dijo que "México no representa, en ningún sentido, una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos".

También pidió al gobierno que continúe solicitando una exención de la tarifa, citando a Argentina, Brasil y Corea del Sur como países que han logrado llegar a acuerdos con los EE. UU. Que les han permitido evitar el fuerte impuesto al acero.

La cámara hizo hincapié en que el mercado del acero en América del Norte está completamente integrado y señaló que el 76% de las exportaciones estadounidenses de ese metal van a México y Canadá.

Para proteger aún más la industria siderúrgica mexicana, dijo Canacero, el gobierno debe "detener la avalancha de importaciones de acero" al imponer un arancel de 25% al ​​acero de países con los que México no tiene un acuerdo comercial y establecer cuotas para las naciones que han firmado un pacto con México.

"El gobierno mexicano debe estar preparado para adoptar medidas apropiadas e inmediatas. . . para evitar este problema que resulta en el cierre de empresas y la pérdida de decenas de miles de empleos ", concluyó el comunicado.

Después de que los aranceles de los Estados Unidos se conocieran ayer, México respondió rápidamente al anunciar que "impondría medidas equivalentes" a las importaciones estadounidenses a México, incluidos los pisos de acero y la carne de cerdo.

El plan para gravar este último producto sacudió los mercados de carne en los Estados Unidos ayer, causando que las acciones de los productores de carne cayeran y acapararan los futuros.

La agencia de noticias Bloomberg dijo que alrededor del 22% de la carne de cerdo de Estados Unidos se exporta y que México es el mayor cliente por volumen.

Durante los tiempos de producción récord de jamones, México ha sido un importador clave y ayudó a respaldar el valor de los cerdos en los Estados Unidos.

Dan Halstrom, CEO de la Federación de Exportación de Carne de Estados Unidos, le dijo a Bloomberg en una declaración enviada por correo electrónico que "es especialmente frustrante ver al cerdo estadounidense atrapado en una disputa que no tiene nada que ver con el comercio porcino".

"Si se implementan estos aranceles [de cerdo], tendrán un impacto negativo en millones de consumidores y miles de personas en las industrias cárnica y ganadera en ambos lados de la frontera".

Los aranceles de acero y aluminio de Estados Unidos, que también se aplican a Canadá y la Unión Europea (UE) a partir de hoy, fueron condenados por el primer ministro canadiense Justin Trudeau, que los llamó "totalmente inaceptables", mientras que los líderes de Alemania y Francia, Angela Merkel y Emmanuel Macron, ambos etiquetaron los aranceles como "ilegales".

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, los describió como "completamente incomprensibles".

Los cuatro candidatos presidenciales también intervinieron sobre las medidas proteccionistas

El líder Andrés Manuel López Obrador pidió al gobierno mexicano que responda con firmeza a la decisión de los EE. UU., Pero advirtió contra la posibilidad de participar en una guerra comercial. También dijo que el gobierno debe tratar de razonar con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump [VIDEO].

Hablando en una manifestación del partido Morena en Guanajuato, el candidato por tercera vez dijo que la medida de Estados Unidos sirvió como un llamado de atención para que México diversifique sus relaciones comerciales, fortalezca su mercado interno y no dependa únicamente del comercio con su vecino del norte.

El segundo clasificado, Ricardo Anaya, quien está detrás de López Obrador por 26 puntos en una encuesta reciente de Reforma, también dijo que México necesita diversificar sus mercados de exportación, y agregó que debería recurrir a las organizaciones internacionales multilaterales para resolver las disputas comerciales con otros países.

Describió la tarifa como grave para la economía mexicana, pero dijo que si "actuamos de manera inteligente y estratégica, México puede todavía lograr un buen acuerdo con el TLCAN".

Colocar aranceles recíprocos en los productos de Estados Unidos para presionar al gobierno de los EE. UU. Podría ser parte de alcanzar ese acuerdo, dijo Anaya.

El candidato del partido gobernante, José Antonio Meade, dijo en un mensaje de Twitter que "México no se jugará con él" y agregó que el futuro de la región depende del respeto, el comercio y la comprensión.

En un evento en Nayarit, describió la respuesta del gobierno como "clara y contundente". El candidato independiente Jaime "El Bronco" Rodríguez dijo que no había necesidad de temer por la decisión de los Estados Unidos y Trump [VIDEO] y que México debía responder de la misma manera.

". . . Todo presidente debería defender a su país y aquí el presidente Peña Nieto debería contar con el apoyo de todos los mexicanos en ese sentido. . ." él dijo.