No se detienen las críticas en contra de la nueva política implementada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. El republicano insiste en combatir la entrada ilegal de inmigrantes y nada lo detiene. Recientemente ha decidido ejercer presión sobre los niños de los clandestinos con una serie de medidas “tolerancia” cero. Desde el pasado mes de mayo más de 2300 menos de edad han sido separados de su familia y recluidos en centros de detención.

La política de arresto y proceso penal de los inmigrantes ilegales en Estados Unidos, incluidos aquellos que tenían pensado pedir el asilo político, es una nueva medida del Gobierno estadounidense anunciada en abril por Jeff Sesssions, quien es el fiscal general del país.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La idea es que los niños no puedan acompañar a sus padres en las celdas porque no son acusados del mismo delito.

Las críticas de Laura Bush

A los reproches también se sumaron la ex first lady, Laura Bush.

Ella dijo al periódico The Washington Post que la nueva política de Trump es inmoral: “Ningún gobierno debería utilizar a los niños en esa situación o depositarlos en lugares provisorios. Lo que está pasando recuerda los campos de internamiento estadounidenses en Japón”, uno de los recuerdos más terribles de la historia norteamericana.

El llamado de Melania Trump

Incluso la esposa de Trump, la first lady Melania Trump, ha criticado esta nueva medida, aunque en realidad parece tratarse de una jugada política para hacer cambiar idea a los democráticos.

La portavoz de Melania Trump, Stephanie Grisham, declaró a la Cnn que la primera dama “odia ver a los pequeños alejados de sus padres. Ella confía en que el Congreso logre ponerse de acuerdo para aprobar una nueva reforma de la ley de migración que sea más humana y exitosa”.

Vídeos destacados del día

La ex modelo espera que se logre gobernar con el corazón en Estados Unidos.

El “Donald Trump mexicano”

La pesadilla que vive Estados Unidos quizás se reproducirá en México. El diario norteamericano The Washington Post sostiene que el candidato del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, tiene muchos aspectos en común con el presidente norteamericano Donald Trump. “Habrá más problemas [VIDEO] en las dos partes de la frontera México-Estados Unidos”, se lee en la publicación. Y es que el próximo 1 de julio López Obrador muy probablemente se convertirá en el presidente de los mexicanos luego de las elecciones presidenciales.

En una editorial publicada por el Washington Post se lee que existe el riesgo de que un “Trump mexicano” gobierne el país centroamericano, ya que las ideas y el programa de gobierno del candidato favorito son muy parecidas a las del candidato favorito. “Si el candidato López Obrador sale vencedor en las elecciones previstas para el 1° de julio – se lee en el artículo - las relaciones de Estados Unidos y México, ya envenenadas por el presidente Trump, se volverá probablemente aún más tóxicas”.

Los riegos de la agenda AMLO

El diario subrayó que López Obrador es el candidato de una alianza política que está de acuerdo con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con sueldos más altos, así como también la acotación de exportaciones del sector agrícola y de energía hacia Estados Unidos.

El futuro presidente mexicano (según lo que indican las encuestas) está revaluando también la reforma energética mexicana, porque no está de acuerdo con la apertura de inversiones extranjeras. La reforma de la educación también está en la mira de AMLO. La suya es sin duda una agenda reaccionaria que podría conquistar muchos votos y comprometer el desarrollo del país. Las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y México podrían volver atrás y los mexicanos se arriesgan a sufrir políticas estatistas fracasadas como las de Venezuela.