La esposa del presidente Donald Trump, Melania Trump, rompió el silencio con su primera declaración política. El tema que la llamó en causa es la situación de tensión en la frontera entre Estados Unidos y México. Melania Trump declaró que “odia ver a los niños separados de su familia y espera que ambas partes puedan poner fin a este drama para llegar a un acuerdo y lograr una reforma migratoria de éxito”. La declaración no fue pronunciada en primera persona por la first lady sino que fue difundida a través de su portavoz, Stephanie Grisham.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Melania Trump no logró mantener el silencio delante de la crítica situación de más de 2000 niños que han sido separado de sus padres en la frontera con México [VIDEO].

Sin embargo, ese llamado de la primera dama a que se gobierne con el corazón no es más que una jugada política para ejercer presión sobre los diputados democráticos para que acepten la reforma de inmigración propuesta por el Partido Republicano.

El presidente Donald Trump sigue descargando la culpa en los parlamentarios democráticos, quienes no han querido comprometerse en la nueva ley sobre la inmigración y han supuestamente llevado la situación al límite. La próxima semana uno de los dos proyectos será sometido a votación en la Cámara y en el Senado. Los votos son casi empatados, por lo que no se sabe a ciencia cierta cuál será el resultado final.