La corrupción no es un mal que afecta solamente a los países latinoamericanos y España lo está demostrando en este momento. Después de un voto de censura [VIDEO] aprobado por el parlamento, el actual presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha sido destituido de su cargo. A partir de hoy, lo sustituye el líder del partido socialista (PSOE), Pedro Sánchez.

La moción de censura es un instrumento usado en política para exigir a los miembros de un partido que asuman la responsabilidad total sobre un caso en particular.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

La moción que ha sacado a Rajoy del poder ha sido interpuesta por el partido socialista como respuesta al escándalo de corrupción en el que está envuelto el partido de gobierno, PP.

La moción de Sánchez ganó el apoyo de 180 parlamentarios, cuatro más que los 176 necesarios en el parlamento de 350 escaños. Hubo una abstención y 169 diputados se opusieron, pero finalmente, el resultado ha sido la dimisión de Rajoy y el regreso del PSOE al gobierno central.

Abordar las urgencias sociales

Con gritos de "¡Sí se puede!" la colisión de oposición celebró la salida de Mariano Rajoy y la llegada de Sánchez al poder. El nuevo presidente de gobierno se comprometió a tratar las urgencias sociales, en el marco de un momento político muy difícil y complejo.

A pesar de estas declaraciones, Mariano Rajoy en su discurso de despedida afirmó que dejaba una España "mejor que la que había encontrado" y que esperaba que su sucesor fuera capaz de pronunciar las mismas palabras cuando fuera el momento de entregar su mandato a otro candidato.

Rajoy, quien se desempeñó como primer ministro durante siete años, había logrado capear una serie de escándalos de corrupción dentro de su Partido Popular (PP) pero no pudo resistir la ira política después de que la corte penal más alta de España descubriera que el partido se había beneficiado de enormes comisiones ilegales y esquema de contratos, conocido como el caso Gürtel.

El antes y después del veredicto

La unión del Partido Nacionalista Vasco (PNV) a la colisión contra Rajoy fue el punto decisivo que llevó a la victoria de la oposición en el parlamento español. El PNV dijo que era reacio a involucrarse en la política española, pero se vio obligado a hacerlo por razones éticas y políticas y que el veredicto sobre el llamado "Caso Gürtel" ha marcado un antes y un después.

Mientras tanto, Sánchez, de 46 años, ha prometido convocar elecciones, pero ha dicho que su gobierno minoritario dedicará algunos meses a las reformas sociales y educativas antes de llevar a España a las urnas. Ha hecho mucho hincapié en el tema social, como parte de su discurso, para señalar la austeridad sufrida en España producto de las políticas conservadoras del PP.

El líder del PSOE también tendió la mano a los partidos independentistas catalanes [VIDEO], diciendo que estaba dispuesto a entablar un diálogo sobre la prolongada crisis territorial y política. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de centro-derecha, que no había votado para eliminar a Rajoy, dijo que su partido estaría atento a cualquier acuerdo y concesión que se pretenda hacer con los nacionalistas vascos y catalanes. También ha dicho que espera elecciones muy pronto.

A pesar de haber sido elegido como sustituto de Rajoy, Sánchez y su partido PSOE, sólo cuentan con 84 escaños en un parlamento de 350, por lo que la implementación de cualquier legislación o cambio tendrá una fuerte resistencia, especialmente, por parte de Ciudadanos, un partido que se ha erigido como la nueva fuerza politica de España, dejando atrás a Podemos, y que defiende una línea de gobierno marcadamente conservadora y de centro-derecha.