México se confirma uno de los países más peligrosos del mundo. El último episodio de violencia fue en contra de seis mujeres, quienes fueron secuestradas y asesinadas, con armas de fuego. Los criminales asesinaron los cuerpos de cuatro de ellas en el fondo de un barranco, en bolsas de plástico, después de que fueron mutiladas.

El crimen ocurrió en el estado de Tamaulipas, donde los choques entre varias organizaciones violentas provocó uno de los record más sangrientos en la historia del país: el año pasado fueron asesinados en esa región 805 personas, mientras 124 fueron secuestradas.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Las víctimas de Tamaulipas fueron secuestradas por hombres armados cuando se encontraban en una tienda de comida. Sus cuerpos fueron hallados sin vida en un precipicio que conecta Ciudad Victoria a Tula, una localidad que es conocida como la “capilla de la santa muerte”.

Fue bastante difícil para las autoridades poder recuperar los cuerpos.

Tamaulipas es escenario de la guerra entre los carteles de la droga Golfo y Zetas. La zona está en la frontera con Estados Unidos y es un lugar de tránsito de muchos de los estupefacientes que son introducidos en el territorio norteamericano. Desde el año 2006, en México se está tratando de combatir la violencia generada por las organizaciones que trafican droga. Sin embargo, han muerto más de 200.000 personas, de acuerdo a las cifras oficiales.