Latinoamérica siempre ha seguido su propio ritmo político. En la década de los 60, guerrillas, comunismo, revoluciones y algunas democracias formaban el colorido escenario socio-político del continente. Hoy en día, los colores y las ideologías vuelven a enfrentarse. Mientras en Colombia, el nuevo presidente del país es conservador y está apoyado por el Opus Dei, en México los resultados podrían apuntar al lado opuesto y darle la victoria al candidato de izquierdas, Manuel López Obrador.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

El resultado de estas elecciones nacionales probablemente marcará un cambio drástico en la dirección política de la segunda economía más grande de América Latina.

El actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, es profundamente impopular, así como lo es su Partido Revolucionario Institucional (PRI) de derecha, que ha gobernado México durante 77 de los últimos 90 años.

El favorito para reemplazar a Nieto es Andrés Manuel López Obrador, que sería el líder más izquierdista de México en 80 años. Su victoria establecería un precedente en la historia de un continente que no ha dejado de creer en la izquierda, pero que se ha topado con populismo, tiranía y capitalismo de estado disfrazado de socialismo. El mejor ejemplo de esto último es el caso Venezuela.

Campaña presidencial empañada por la violencia

El candidato que resulte vencedor en la jornada de hoy se enfrentará a niveles sin precedentes de violencia, corrupción y desigualdad.

Vídeos destacados del día

Así como una férrea lucha en contra de las políticas de "tolerancia cero" y la construcción del muro que ha liderado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Como si esto no fuera poco, la propia campaña de los candidatos no se ha librado de la violencia: los violentos intentos de controlar las políticas locales por parte de pandillas y grupos delictivos han dado como resultado el asesinato de 132 políticos desde septiembre de 2017, incluidos 48 candidatos a cargos públicos.

Se espera una participación masiva, especialmente, de parte de los jóvenes. La mitad de los 72 millones de votantes elegibles de México tienen menos de 39 años y 14 millones votan por primera vez. Hoy, domingo 01 de Julio, será el día de votación más grande del país, con más de 3.400 escaños disponibles a nivel local y estatal, incluidos 128 senadores y 500 miembros de la Cámara de Diputados.

Escenario del nuevo presidente

La corrupción, la violencia y la pobreza son las tres aristas del triángulo social, económico y político al que debe enfrentarse el nuevo presidente de México.

El problema de la corrupción ha sido endémico, con informes de que la policía local agita a civiles o políticos que aceptan sobornos casi todos los días. Sin embargo, se ha convertido en un tema más destacado después de varios escándalos de alto perfil que involucran al PRI gobernante. En 2016, la esposa de Peña Nieto se vio obligada a cancelar la compra de un lujoso apartamento de $7 millones en la Ciudad de México luego de que se sospechara que había sido pagado por un industrial con la esperanza de un contrato con el Gobierno.

La violencia [VIDEO] es un tópico que parece no tener solución. Mayo fue el mes más violento de la historia moderna en México, y el 2018 está en camino de superar el récord de 29.168 asesinatos del año pasado. Las causas del aumento incluyen una ofensiva de una década contra los cárteles de la droga, que ha causado que las pandillas se fragmenten y se diversifiquen en nuevas áreas. Una gran escasez de policías, con 116.000 puestos vacantes en todo el país, ha dejado las calles de México más peligrosas que nunca.

Asimismo, la economía de México ha visto un crecimiento lento de solo alrededor del 2% anual. Los precios del petróleo han caído, al igual que la producción en la petrolera estatal Pemex. El peso ha caído fuertemente frente al dólar, en parte debido a las preocupaciones de los inversionistas sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con los Estados Unidos y Canadá. Con más del 40% de las personas que viven en la pobreza, una cuestión clave es cómo un candidato planea estimular el crecimiento económico.