Está dispuesto a pedir ayuda a quién sea necesario el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Pocos días después de la victoria electoral del 1° de julio, el presidente electo aseguró que convocará a Papa Francisco – así como también a otros líderes religiosos y activistas de los derechos humanos – para que lo ayuden en la batalla de acabar con la violencia que azota a los mexicanos.

Se espera que el Santo Padre colabore con él en la evaluación de la situación de seguridad nacional y lo ayude a vislumbrar posibles soluciones.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Son reconocidas las iniciativas de algunos sacerdotes en México para acordar una amnistía para las organizaciones criminales en varios de los estados más violentos.

AMLO dijo que en el país se llevará a cabo un proceso de transición ordenado y que Jorge Bergoglio podría ser un personaje clave para alcanzar la paz tan deseada.

Además del Papa, contribuirán algunos representantes de las Naciones Unidas y de varias organizaciones no gubernamentales comprometidas con la paz en México. Desde el año 2006 han muerto más de 200.000 personas en México por culpa del crimen organizado. Asimismo, López Obrador adelantó que se reunirá con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.