Publicidad
Publicidad

La administración del Gobierno de Donald Trump acusó a miles de ciudadanos de origen hispano, a lo largo de toda la frontera, de utilizar actas de nacimiento fraudulentas desde que eran bebés, con el propósito de vivir y trabajar en Estados Unidos. Estas acciones se realizan en el marco de una investigación, que implica la ejecución de medidas más enérgicas, con la finalidad de revisar la legitimidad de la ciudadanía de estas personas.

El Departamento de Estado emitió un comunicado, en el cual señala que: “Estados Unidos en ningún momento ha cambiado sus mecanismos para la solicitud de pasaportes, sin embargo, la región fronteriza entre EUA y México es una zona en la cual existe una elevada incidencia de ciudadanía de tipo fraudulenta”.

Con la aplicación de esta nueva medida, el gobierno del magnate estadounidense revela cambios dramáticos, tanto en las modalidades para la expedición de pasaportes, como en los mecanismos para la aplicación de leyes de tipo migratorio.

Advertisement

Parteras domésticas vendían partidas de nacimiento falsas

El gobierno del presidente Trump argumenta que desde la década del años cincuenta, hasta la década de los años noventa, varias personas que laboraban como asistentes de parto en maternidades situadas en la frontera, admitieron haber emitido y entregado actas de nacimiento fraudulentas, a cambio de dinero. Muchas actas de nacimiento emitidas durante esa época son falsas y fueron vendidas a padres mexicanos, con el propósito de tener un documento “supuestamente legal” que avalara que sus hijos habían nacido en suelo estadounidense, mientras los padres pagaban cantidades de dólares por obtener estos documentos.

Estas investigaciones de la Policía de Inmigración de los Estados Unidos se vienen realizando desde el gobierno demócrata [VIDEO] de Barack Obama y tienen continuidad durante la administración Trump.

Advertisement
Vídeos destacados del día

Durante el gobierno de Obama se inició el proceso de negarles el pasaporte, a todas aquellas personas que nacieron en el Valle de Río Grande, Texas, con la ayuda de parteras. Y fueron, precisamente esas parteras domésticas, quienes emitieron esos falsos documentos.

El uso de parteras domésticas es una tradición de larga data en el Valle de Río Grande, y muchas mujeres embarazadas junto a sus parejas, solicitan estos servicios para traer al mundo a sus hijos, debido a los altos costos económicos que implica la atención médica [VIDEO] de maternidad en un hospital de EUA y además, muchas de estas personas no cuenta son pólizas de salud que los ampare en caso de necesitar ayuda médica.

Trump derogará documentos de nacimiento falsos

Con la realización de este tipo de prácticas ilegales, son miles de actas nacimientos fraudulentas que existen, las cuales serán derogadas. Adicionalmente, se ha comprobado que estas parteras domésticas trajeron ilegalmente a miles de bebés a tierra estadounidense, a quienes también les emitían actas de nacimiento falsas.

Las investigaciones realizadas por la Policía de Inmigración revelan que las labores han sido realmente complejas, porque resulta difícil y complicado distinguir la legalidad entre los documentos de nacimiento legítimos e ilegítimos, los cuales fueron emitidos hace décadas por el estado de Texas.

Estas acciones se realizan en el marco de la política inmigratoria del gobierno de magnate Trump, quien desde su arribo al poder en el año 2017, tiene como propósito evitar el ingreso de manera radical de personas indocumentadas a los Estados Unidos e inclusive deportar a muchos ciudadanos que obtuvieron ilegalmente la ciudadanía estadounidense, especialmente a todos aquellos provenientes de México. Tradicionalmente para los mexicanos ha sido muy fácil ingresar a suelo estadounidense por su cercanía fronteriza y muchos llegan al país del Norte caminando.