El Gobierno de México, presidido por Enrique Peña Nieto, confirmó la propuesta realizada por el mandatario estadounidense, Donald Trump, en relación al ofrecimiento de 20 millones de dólares por parte de Estados Unidos para deportar a los inmigrantes mexicanos, que se encuentran en situación ilegal, en la frontera sur del país del norte.

Al respecto, el gobierno de Peña Nieto informó, por medio de un comunicado, que “el gobierno de México continua realizando la evaluación de esta propuesta, de conformidad con el marco legal aplicable e igualmente en función de las prioridades existentes en torno a la política migratoria”.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Gobierno

Esta información fue emitida con el propósito de orientar a los ciudadanos mexicanos [VIDEO] que se encuentran en situación ilegal en Estados Unidos, lo cual produce problemas de diversa índole, entre ellos, de tipo socio-económico.

En el comunicado también se señala que “el gobierno de México no ha aceptado, de manera verbal, ni escrita esta propuesta y tampoco ha firmado documento alguno al respecto”.

Las gestiones de la administración Trump

Por su parte, la administración de Trump solicitó recientemente al Congreso de Estados Unidos destinar recursos económicos [VIDEO] provenientes del fondo de asistencia extranjera, con la finalidad de ayudar a México a pagar boletos aéreos y de autobús para ayudar en la deportación de aproximadamente 17 mil inmigrantes mexicanos. Además de ayudar a detener el ingreso de personas sin documentos legales a tierras estadounidenses.

Si no se llegara a alcanzar un acuerdo con la administración presidencial actual de México, el gobierno de Trump tendrá que negociar este plan con el gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Vídeos destacados del día

Disminuir la inmigración ilegal hacia EUA

Mientras tanto, Katie Waldman, representante del Departamento de Seguridad Nacional de EUA informó que efectivamente este programa tiene como propósito, reducir los flujos de inmigración en la zona fronteriza. El objetivo es mejorar la situación para ambos países, en torno a esta problemática migratoria, lo cual también significa un plan en materia de cooperación entre México y Estados Unidos que abarcaría el área de seguridad.

Con la ejecución de este programa se podrá canalizar a las personas y familias que se encuentran en situación ilegal en la frontera, a solucionar de una manera más viable y óptima sus necesidades económicas, de salud, de desempleo, entre otras, sin que se desmejore el derecho de aquellos ciudadanos que residen legalmente en Estados Unidos.