Roger Stone, ex asesor político del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se declaró inocente de siete cargos emitidos por el equipo que dirige el fiscal especial, Robert Mueller, que trabaja sobre la investigación rusa, también conocida con el nombre de Rusiagate.

Stone es acusado de siete cargos, los cuales incluyen presuntos delitos vinculados con la obstrucción de la justicia, la manipulación de testigos y declaraciones falsas.

Estos hechos supuestamente ocurrieron durante la campaña electoral, que llevó a Trump a ganar la presidencia de Estados Unidos.

Al respecto, Stone declaró que los cargos en su contra son políticamente motivados y ha afirmado en varias ocasiones que le será fiel a Trump, a quien considera su amigo. El ex asesor compareció ante una corte en la ciudad de Washington, para la correspondiente instrucción de cargos.

Entre los cargos que se le acusan a Stone, se incluye mentirle al Congreso y obstruir una investigación legislativa, que se realiza sobre una supuesta coordinación entre la campaña electoral del presidente Trump y Rusia.

Antes de presentarse en la corte de Washington, Stone criticó durante el pasado fin de semana las acusaciones emitidas por el fiscal Mueller. Las acciones del ex consultor político fueron seguidas por los medios de comunicación en una rueda de prensa realizada en un tribunal en el estado de Florida, también realizó un recorrido por programas televisivos periodísticos y utilizó la red social Instagram para burlarse reiteradamente de la investigación del fiscal Mueller.

Las investigaciones por el caso Rusiagate

El equipo legal que investiga el caso Rusiagate acusa a Stone de mentir a los legisladores sobre la búsqueda de mensajes demócratas, que dificultaron la realización de la campaña electoral estadounidense del 2016, además de su marcado interés en ellos.

La organización mediática internacional, WikiLeaks, divulgó los correos durante las semanas anteriores a la realización de las elecciones presidenciales en Estados Unidos en el año 2016, mientras el Gobierno norteamericano afirma que fueron robados a los demócratas por los agentes rusos.

Stone asegura que utilizó su derecho a la libertad de expresión

El ex asesor político acusó a la Oficina Federal de Investigación, FBI, de arrestarlo utilizando “técnicas de la Gestapo” y señaló que solamente ejerció su derecho, bajo la Primera Enmienda Constitucional, la cual garantiza la libertad de expresión, con el objetivo de generar interés entre los votantes sobre las revelaciones emitidas por medio de WikiLeaks.

Adicionalmente, señaló que este asunto nunca lo conversó con Trump.

La investigación de este caso, que involucra directamente a Stone, se convierte en el más reciente ocurrido en el entorno de Trump y ha sido catalogada en reiteradas ocasiones por el presidente estadounidense como una “cacería de brujas”.

Stone es un consultor político estadounidense, que ha trabajado anteriormente en las campañas electorales de políticos pertenecientes al partido Republicano, entre los cuales se incluyen Richard Nixon, Jack Kemp, Bob Dole, Ronald Reagan y Donald Trump.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más