Publicidad
Publicidad

El primer mandatario de Estados Unidos, Donald Trump señaló que la inmigración representa una seria amenaza para su país y teme que en los próximos años, al menos, 42 millones de migrantes se muden a EEUU, lo que afectaría severamente el sistema socio-económico de esta nación norteamericana.

Trump advirtió que es muy probable el aumento de las caravanas de inmigrantes, porque todos los meses se conforman nuevos grupos de centroamericanos, que se trasladan desde sus países de origen en autobuses o caminando para solicitar asilo político en Estados Unidos.

Los migrantes alegan falta de oportunidades laborales en sus naciones, inseguridad ciudadana, ausencia de servicios médicos y altos niveles de pobreza; la mayoría provienen de Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador y México.

Trump señaló que “las fronteras abiertas significarían un desastre para Estados Unidos, porque ayudarían a unos 42 millones de inmigrantes a ingresar a territorio estadounidense”.

Publicidad

Citó los resultados de una encuesta Gallup realizada recientemente sobre el fenómeno migratorio. El estudio analítico se llama: ¿Qué sucedería si hubieran 42 millones de personas en la frontera?

Los resultados de este estudio revelan que, al menos, unos 5 millones de latinoamericanos tienen planes de mudarse a EEUU en los próximos doce meses, y solamente, están esperando "el mejor momento" para iniciar esta travesía.

La preocupación de Trump en relación a lo que pudiera ocurrir en Estados Unidos en los próximos 10 años radica en la continua conformación de caravanas de inmigrantes provenientes de Centroamérica, a quienes los controles fronterizos de los países por los cuales circulan, les permiten transitar libremente con destino hacia Estados Unidos.

Publicidad
Vídeos destacados del día

En estas caravanas muchos inmigrantes contraen severas enfermedades infecciosas y endémicas, debido a lo largo del trayecto y a la exposición a la intemperie durante días. Muchos inclusive han fallecido por deshidratación o hipotermia, especialmente niños, mujeres embarazadas y adultos mayores; lo que implica que no llegan a alcanzar el “sueño americano”.

Si las caravanas continúan dañarían la calidad de vida de los estadounidenses

Jim Clifon, CEO de la encuestadora Gallup en Washington, declaró que “en lugar de encontrar soluciones para los grandes grupos de migrantes que están en la frontera sur de Estados Unidos, debemos ser capaces de responder: ¿Qué sucederá con los 42 millones de migrantes que planifican venirse a vivir a EEUU en los próximos 10 años?

De acuerdo a la opinión de especialistas en el fenómeno migratorio, si esto realmente ocurriera dejaría impactos negativos en la economía de Estados Unidos y la calidad de vida de los estadounidenses se vería afectada, porque los migrantes les quitarían las oportunidades de empleo, educación, salud e inclusive el acceso a la vivienda.

Publicidad