El Senado del Congreso de Estados Unidos rechazó la emergencia nacional decretada por el presidente Donald Trump, la cual tiene como propósito obtener fondos económicos por medio del Pentágono para financiar la construcción del muro en la frontera sur y detener la inmigración ilegal.

Los senadores estadounidenses lograron rechazar este decreto, gracias a una votación de 59 en contra de la emergencia nacional y 41 a favor, por cuanto consideran que esta es una medida excesiva de parte del mandatario relacionada con la construcción del controversial muro fronterizo, sin tomar en consideración del respaldo del Congreso.

Anuncios

El rechazo de este decreto contó con el apoyo de 12 senadores republicanos, quienes a pesar de pertenecer a este partido no están de acuerdo con la emergencia nacional. Mientras la Cámara de Representantes, con mayoría demócrata, votó a favor de la anulación de este decreto anteriormente.

Posible veto de la administración presidencial de Trump

Por su parte, el presidente Trump señaló que “probablemente vetará esta resolución”, lo cual podría convertirse en el primer veto de su mandato presidencial.

En el Congreso se necesita una mayoría de dos tercios de ambas cámaras para anular un veto presidencial, lo que algunos especialistas consideran que “es muy improbable que ocurra en este caso”.

El rechazo del decreto presidencial del presidente Trump por parte del Senado es considerado como una derrota, debido a que la construcción del muro fue una de sus promesas durante la campaña electoral del 2016.

La política migratoria de Trump

La administración del presidente Trump desarrolla una estricta política migratoria, con la finalidad de detener el ingreso de inmigrantes indocumentados a territorio estadounidense, debido a que representan un alto costo para el país.

Anuncios

Consideran que la construcción del muro fronterizo representa un mecanismo útil para controlar el paso de migrantes por áreas despobladas en la frontera entre EEUU y México.

Los estados de California, Texas, Arizona y Nuevo México son los más vulnerables a recibir inmigrantes ilegales y son las regiones en las cuales el Gobierno de Trump quiere reforzar la seguridad fronteriza por medio del muro. Representantes gubernamentales han señalado que se requieren estos recursos debido a la necesidad de construir nuevas áreas del muro fronterizo, reparar barreras, instalar modernos sistemas de iluminación y mejorar las carreteras en la frontera sur; además de aumentar el despliegue de funcionarios de seguridad de inmigración.