La administración gubernamental del presidente Donald Trump afina los planes para desalojar a las familias de inmigrantes ilegales que residen en Estados Unidos, lo cual afectaría a 250 mil hogares, aproximadamente. Estas nuevas medidas forman parte de un conjunto de programas que desarrolla su equipo de Gobierno para reducir la migración de indocumentados, la cual se ha incrementado en los últimos meses, a partir de la conformación de grandes caravanas de solicitantes de asilo provenientes de Centroamérica.

Anuncios
Anuncios

Las nuevas regulaciones en materia habitacional que ejecutará el Gobierno de Trump serán modificadas, los requisitos serán más exigentes, lo cual hará más difíciles para las familias de inmigrantes acceder a viviendas, por medio de subsidios federales. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, HUD, publicó una normativa en el Registro Federal, la cual establece que quienes solicitan viviendas públicas se sujetarán a la verificación de su estado migratorio.

Anuncios

Inmigrantes ilegales enfrentarán cambios en las solicitudes de viviendas públicas

Bajo el nuevo marco jurídico, para acceder a una vivienda pública todos los miembros familiares deben ser ciudadanos o residentes legales, anteriormente solo era suficiente que un miembro del grupo familiar tuviera sus documentos en regla, para acceder al subsidio federal habitacional.

Las medidas que se implementan actualmente exigen que los solicitantes de subsidios de viviendas públicas, que no hayan demostrado previamente su correspondiente elegibilidad, lo realicen durante la evaluación próxima de su necesidad de asistencia pública.

El HUD realizó estudios relacionados con los planes de viviendas públicas para familias de inmigrantes y encontró que en 25 mil hogares habitan aproximadamente 108 mil personas y, al menos, uno de ellos no es elegible.

De estos 250 mil hogares, conformados por personas con estatus mixto, aproximadamente el 70% son elegibles legalmente para acceder a beneficios, lo que significa unas 76 mil personas, que incluyen a 55 mil menores de edad. La mayoría de estos grupos familiares residen en viviendas públicas situadas en los estados de Texas, Nueva York y California.

Planes de subsidio de viviendas son necesarias para familias estadounidenses legítimas

Ben Carson, Secretario de HUD, defendió estas nuevas políticas y dijo "que los migrantes indocumentados limitan la asistencia en vivienda que podrían ser útil para los ciudadanos legítimos estadounidenses, especialmente necesitados de subsidios habitacionales públicos". Los beneficios en materia de acceso a las viviendas deben extenderse a toda la población.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más