La administración gubernamental del presidente estadounidense Donald Trump tiene previsto enviar 89 agentes de migración a Guatemala, a finales de agosto, como parte de un acuerdo entre ambas naciones que durará dos años, con la finalidad de reducir los flujos migratorios hacia Norteamérica.

Los objetivos de esta medida consisten en controlar la problemática migratoria, que se ha agravado durante los últimos meses, además de mejorar la seguridad fronteriza, frenar la trata de personas, ayudar en la prevención del tráfico de drogas y detener el comercio de armas ilegal.

El envío de estos agentes es el resultado de un documento de cooperación bilateral, el cual fue suscrito el pasado 27 de mayo en la Ciudad de Guatemala, de parte del Ministerio de Gobernación de la nación centroamericana y el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU.

EUA intercambiará conocimientos sobre el tema migratorio con Guatemala

La primera fase del “Plan de Mitigación de la Migración Irregular” aplicada en Guatemala y podría ser prorrogable, además de contemplar el despliegue de 49 funcionarios de protección fronteriza y aduanas.

Mientras, la segunda fase, que se iniciará durante esta semana, tiene previsto aumentar hasta 89 los agentes fronterizos, hasta finales del próximo mes de agosto.

Los funcionarios estadounidenses intercambiaran conocimientos en materia migratoria con efectivos de Guatemala, a través de asesorías, tutorías e investigaciones para realizar los procedimientos de detención y operaciones contra las redes de criminales, que se encargan del traslado ilegal de migrantes.

Honduras y El Salvador también buscarán soluciones para controlar el alto flujo migratorio

Kevin McAlleenan, Secretario Interino de Seguridad Nacional de EUA, quien firmó el documento de cooperación bilateral en representación de Estados Unidos, tiene previsto regresar nuevamente a Guatemala para participar en una reunión sobre el tema de la migración, la cual contará con la asistencia de los Ministros de Seguridad de Honduras y El Salvador.

En este encuentro los participantes determinarán si Guatemala puede ser considerada como un “tercer país seguro”, para el recibimiento de los miles de inmigrantes que tiene previsto deportar el Gobierno del presidente Trump.

El aumento de las caravanas de migrantes durante los primeros cinco meses del año mantiene en alarma a la administración gubernamental de Trump y, a comienzos de junio, acordaron estrategias para reducir el flujo migratorio, entre ellas, a través de la militarización de las fronteras mexicanas y el acondicionamiento de más refugios temporales para atender a los migrantes en sus necesidades básicas y ayudarlos a regresar a sus naciones de origen.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más