Centenares de guatemaltecos marcharon para protestar en la Ciudad de Guatemala, contra el acuerdo de “tercer país más seguro”, firmado entre los Gobiernos de Estados Unidos y Guatemala, el cual obliga a los migrantes que se dirigen hacia EEUU a solicitar asilo político en el territorio guatemalteco y no en los puestos de controles fronterizos estadounidenses.

Los guatemaltecos manifestaron su rechazo hacia el presidente Jimmy Morales, tras la reciente firma del acuerdo migratorio, realizada en Washington la semana pasada; el cual tiene como propósito ayudar a la administración gubernamental de Trump a reducir la migración de indocumentados.

El Palacio Presidencial de la Ciudad de Guatemala fue el lugar de encuentro de los manifestantes, quienes ondearon la bandera nacional; además de solicitar la renuncia de Morales, tras haber aceptado la solicitud realizada por el Gobierno de Trump, de convertir a Guatemala en “el tercer país más seguro” para los inmigrantes centroamericanos, entre los cuales se incluyen los solicitantes de asilo provenientes de Honduras y El Salvador.

Con grandes carteles que mostraron el descontento de los guatemaltecos, los manifestantes exigieron mantener su soberanía e igualmente expresaron su apoyo a los miembros de la comisión anticorrupción, que fue expulsada de Guatemala y respaldada por las Naciones Unidas. Estas acciones obedecen al interés de la población de que las autoridades gubernamentales ayuden a la gente, que realmente está necesitada de mejores condiciones de vida.

El período presidencial de Morales finalizará el próximo mes de enero, tras una duración de cuatro años; mientras para el próximo mes de agosto se realizará una elección, de segunda vuelta, para determinar quién será su sucesor.

Grandes problemas económicos y sociales afectan a Guatemala

La activista de los Derechos Humanos, Brenda Hernández, participó en la organización de esta marcha y declaró que Guatemala atiende a su ciudadanía “a duras penas”, por este motivo, no tiene la capacidad de ofrecer refugio a los inmigrantes vulnerables.

La activista señaló que “Guatemala no cuenta con las cualidades requeridas para ser un país seguro para los inmigrantes indeseados en EUA”. La población de Guatemala enfrenta las mismas condiciones de Honduras y El Salvador, tales como: pobreza, desempleo, violencia de las pandillas y daños en los cultivos agrícolas, derivados de las sequías.

El acuerdo fue firmado bajo la presión de EEUU

Por su parte, Jordán Rojas, procurador de los Derechos Humanos en Guatemala, criticó el acuerdo suscrito con EEUU y consideró que “viola la Convención de Viena, porque Guatemala lo firmó bajo la presión de Estados Unidos”.

A su juicio, el acuerdo de “tercer país más seguro” es “ilegal e inmoral”.

Parte del trato establece que Estados Unidos incrementará el acceso al programa de visas temporales, H-2A, para los trabajadores agrícolas guatemaltecos. Esto como un estímulo positivo para ayudar a quienes se desempeñan en esta área laboral, de vital importancia para la economía en muchas naciones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más