El presidente Donald Trump agradeció a México y al mandatario Andrés Manuel López Obrador, el despliegue de tropas militares en sus fronteras, debido a los efectos positivos que ha dejado esta medida sobre el número de inmigrantes que ingresan a territorio estadounidense, sin documentos legales.

Durante una ceremonia en honor a Mark Esper, nuevo secretario de Defensa del Pentágono, Trump dijo que “México desplegó 21 mil militares y, es primera vez, que lo hace".

"Esta decisión ha significado diferencias en los números, de forma rápida”.

El presidente estadounidense agradeció a México y a su presidente por ayudar a resolver una problemática que calificó como “una crisis grande de seguridad en la frontera sur”.

El refuerzo de la seguridad fronteriza

Durante el pasado mes de junio, el Gobierno de México envió más de 15 mil militares a la frontera norte, los cuales se sumaron a los 6 mil 500 funcionarios desplegados en la frontera con Guatemala.

Trump recordó que el Pentágono envió tropas a la frontera sur y aseguró que su administración gubernamental “hará lo necesario, para proteger a su gente y a su tierra”.

Trump también afirmó que en los actuales momentos, “Estados Unidos es un país amado por todo el mundo y recuperó el respeto de toda la comunidad internacional. Agregó que “logramos hablar con todos y todos también hablan con nosotros con mucho respeto”.

Más seguridad para EEUU

Por su parte, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, dijo que “actualmente los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, contribuyen en labores de defensa común, más que nunca”.

Al respecto, Esper, pidió a los aliados de la Alianza Atlántica una mayor aportación; lo cual representa una de las demandas más grandes de la Casa Blanca.

El nuevo Secretario de Defensa agregó que “reforzaremos nuestras alianzas y también atraeremos a socios nuevos, una red de naciones sólidas aliadas dispuestas a combatir juntas es una ventaja, con la que no cuentan los adversarios.

Esto implica que nuestros aliados y socios deben contribuir, de una forma más equitativa, para garantizar la seguridad”.

Los esfuerzos en materia de política migratoria de EEUU y México se siguen concentrando en establecer mayores controles en el flujo de migrantes, con el objetivo que se reduzca la fuerte presión que ha significado para el Gobierno de Trump durante los últimos meses.

Entre las medidas anunciadas por Trump para detener el flujo migratorio, se incluyen la solicitud de más recursos económicos para el levantamiento del muro fronterizo y el mejoramiento de las carreteras y los sistemas de alumbrado en la frontera sur.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más