El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó esta semana al Gobierno de Guatemala con la aplicación de represalias económicas, si no firma el acuerdo sobre migración que le permitirá a esta nación acoger a los solicitantes de asilo, mientras se realizan los procedimientos legales para resolver problemas de migración en EEUU.

El mandatario estadounidense informó a través de un mensaje en Twitter, que “Guatemala ha formado caravanas y ha enviado a una cantidad de gente, algunos de ellos con antecedentes penales hacia Estados Unidos y ha decidido romper el acuerdo, establecido con nosotros, para firmar el necesario Acuerdo de Tercer País Seguro”.

En opinión de Trump “Guatemala no ha tenido un buen comportamiento y, por este motivo, el magnate amenazó a esta nación centroamericana con la prohibición y nuevos impuestos a mercancías guatemaltecas, al igual que las remesas, “o todo”. Por otra parte, el mandatario recordó que “los dólares de los contribuyentes de Estados Unidos, que estaban dirigiéndose para Guatemala fueron cortados hace nueve meses”.

Guatemala espera aprobación previa de su Parlamento

Durante el mes de junio, EEUU negociaba con Guatemala un acuerdo similar al que suscribió con México, sin embargo, la semana pasada la Corte Institucional de Guatemala condicionó la firma solicitando que el Parlamento diera antes su visto bueno.

Esta respuesta del Gobierno estadounidense a Guatemala es el resultado de las estrictas políticas migratorias que se desarrollan desde la Casa Blanca, con la finalidad de establecer controles más eficientes para detener el crecimiento del flujo migratorio proveniente de Centroamérica.

El desafío de las caravanas de migrantes para EEUU

La conformación de grandes caravanas de migrantes en países como El Salvador, Honduras, Nicaragua y Guatemala ha afectado los planes migratorios de Trump e implican un gran desafío para su administración gubernamental. Muchos migrantes, que han arribado a México, lograron llegar a los puestos de control en la frontera sur de Estados Unidos, sin embargo, se han quedado varados en esta región norteamericana.

En vista de este complicado panorama, el Gobierno de Trump busca que las naciones centroamericanas endurezcan sus controles migratorios y apoyen a los migrantes deportados de EEUU. Al no recibir respuesta, en reiteradas ocasiones, ha advertido a estos Gobierno que retirará las ayudas económicas que reciben desde Washington. En el caso de México, ya existe un acuerdo, sin embargo esta nación también fue amenazada con la imposición de aranceles a sus importaciones hacia Estados Unidos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más