El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría ganar las próximas elecciones previstas para el año 2020, de acuerdo a un análisis presentado por el diario The New York Times, gracias al fortalecimiento del apoyo que recibió de la clase obrera blanca, que votó por el republicano en los últimos comicios del 2016.

La unidad de periodismo analítico perteneciente al diario neoyorquino, llamada The Upshot, reveló esta semana muy buenas noticias para Trump. El análisis señala que el magnate posiblemente obtenga mejores resultados electorales, en comparación con el año 2016, “pese a una gran pérdida del voto popular en todo el país”.

Adicionalmente, esto podría mitigar cualquier coste de tipo electoral de las acciones de Trump; como los tuits recientes en los cuales criticó a cuatro congresistas, entre ellas a Alexandria Ocasio-Cortez.

Más apoyo de parte de la clase obrera blanca para Trump

El análisis presentado por el diario, señala que el mapa electoral podría estar conformado por los estados con una mayoría clase trabajadora blanca, los cuales fueron decisivos en el año 2016. De acuerdo a este estudio, los demócratas tendrían pocas oportunidades de recuperar el control de la Casa Blanca, especialmente si no pudieran contar con el apoyo de los votantes de estos estados. Por otra parte, la previsión indica que el actual presidente de EEUU podría recibir nuevamente el apoyo de las regiones suroeste y sureste del país.

Las políticas migratorias y comerciales de Trump favorecerían su reelección

De acuerdo al análisis, la visión de Trump en las áreas comercial y migratoria, juegan a su favor en la zona norte del país, lo cual permitiría obtener votos de quienes se encuentren indecisos y residan en esta parte de EEUU. Igualmente, hay razones que motivaron a la clase obrera blanca que apoyó a Trump en el 2016, a quedarse en casa en las elecciones de la mitad de la legislatura, el pasado mes de noviembre.

La posibilidad de que el mandatario vuelva a ser reelecto en el 2020 también se fortalece, a partir de la estrategia que ha tomado, hasta ahora.

En este sentido, se destaca la “polarización racial”, que pudiera tener un doble efecto: el fortalecimiento de las bases y además el apoyo de los trabajadores blancos.

Igualmente, es espera que el presidente Trump mantenga también el mismo discurso anti-inmigrante, de cara a las elecciones del 2020. En reiteradas ocasiones, el mandatario ha expresado su interés en apoyar a los trabajadores en áreas como el empleo, la vivienda y la salud, catalogando a la inmigración como un factor que atenta contra los propios intereses y necesidades de los estadounidenses.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más