La administración gubernamental de Donald Trump alcanzó un acuerdo con el Gobierno de Honduras para detener la migración ilegal, de acuerdo a informaciones emitidas por el Departamento de Seguridad Nacional, DHS; en el marco de la celebración de la 74° Asamblea General de las Naciones Unidas.

Kevin McAleenan, secretario interino de Seguridad Nacional, firmó un acuerdo que ampliará las iniciativas bilaterales para controlar la migración.

El DHS emitió un comunicado en el cual señala que “una vez que el acuerdo entre en vigor, mejorará mucho más la capacidad de asilo y de protección en Honduras”. “Utilizando las mejores prácticas desarrolladas por EEUU y la comunidad internacional, las dos naciones colaborarán para incrementar las opciones de protección dirigidas a las poblaciones vulnerables”.

Por otra parte, el DSH informó que Estados Unidos y Honduras trabajarán conjuntamente para garantizar, que los ciudadanos hondureños no se conviertan en víctimas de contrabandistas.

EEUU y Honduras coordinan esfuerzos para mejorar los problemas migratorios

La administración de Trump señala que “la coordinación y colaboración entre los Gobiernos de EEUU y Honduras se ha incrementado a niveles sin precedentes”. “Ambos países comparten una asociación de larga data, la cual está reforzada por la proximidad cercana, principios comunes e igualmente valores democráticos compartidos, que han llevado a varios años de asociación, desde abordar flujos de migración históricos, hasta los esfuerzos dirigidos a construir una región con más estabilidad y prosperidad”.

Adicionalmente, el DSH destacó los esfuerzos realizados por otras naciones, entre ellas México, Guatemala y El Salvador dirigidos a frenar el flujo de migrantes indocumentados y, especialmente, a partir del aumento progresivo de caravanas, desde octubre de 2018.

La conformación de caravanas masivas aumentó en octubre de 2018

El elevado flujo de migrantes centroamericanos que se inició el 13 de octubre en San Pedro de Sula, ha sido controlado por medio de acuerdos que se han establecido primero con Guatemala y ahora con Honduras.

La caravana se conformó en esta ciudad hondureña con, al menos, 13 mil ciudadanos, algunos tenían como propósito llegar a México para solicitar asilo, impulsados por la pobreza y la violencia de su país natal.

La conformación de las caravanas originó problemas sociales en México, donde muchos pobladores nativos comenzaron a rechazar públicamente la gran presencia de migrantes en lugares como plazas y parques.

En varias oportunidades, solicitaron a las autoridades gubernamentales de algunos estados fronterizos más controles sobre el flujo de solicitantes de asilo. Mientras, el Gobierno mexicano respondía por medio de la instalación de albergues temporales, con asistencia médica, alimenticia y dotación de insumos a las familias de migrantes, que en muchas ocasiones realizaron largas travesías con mujeres, ancianos, niños y jóvenes.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más