Durante una reunión, de no más de dos horas, en la sede principal del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps renunció a su cargo, como jefe del sindicato de Petróleos Mexicanos y su lugar será ocupado por Manuel Limón Hernández, quien fungía como tesorero de la agrupación, así como actual diputado por parte del Partido Revolucionario Institucional.

Según fuentes internas, el ex líder Deschamps, quien estuvo a la cabeza del sindicato por mas de 25 años, organizó una reunión con los 36 líderes seccionales, quienes aceptaron unánimemente su salida y propusieron a Limón Hernández, por lo que se convoca en un período no mayor a 90 días, a una asamblea para nombrar al nuevo líder.

La FGR abre expediente en contra de Deschamps

Bajo la bandera de no tolerar la corrupción y de erradicarla, el Gobierno de México en colaboración con la Fiscalía General de la República turnó un expediente, en contra del ex líder sindical Romero Deschamps y su familia. A través de la unidad de inteligencia financiera, UIF, se comprobó el manejo de millones de pesos en cuentas bancarias en México y en el extranjero, los cuales no se ajustan a sus ingresos como funcionario público.

La asistencia de Deschamps a la boda de la hija de Juan Collado, abogado de la familia Salinas de Gortari y de Enrique Peña Nieto, quien se encuentra ya preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, causó indignación. El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió - por primera vez - que sí existen denuncias formales en contra de Romero Deschamps, a quien invitó a seguir su proceso separado de su cargo.

Una de las más fuertes acusaciones en contra del ex líder sindical, fue su presunta relación en el año 2001, en el caso conocido como Pemex Gate, en el cual se desviaron 1 mil 500 millones de pesos de la institución, con el fin de apoyar la campaña presidencial del ex candidato priista, Francisco Labastida. Por este acto, Deschamps fue protegido y solapado por los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Claderón y Enrique Peña Nieto.

Una nueva etapa sindical

Con la salida del polémico líder sindical, se abre una nueva etapa para Petróleos Mexicanos y para los sindicatos, ya que se debe respetar el derecho de los trabajadores y que éstos puedan decidir libremente a quien elegir como su líder.

En conferencia mañanera, el presidente López Obrador celebró que Deschamps se haya separado de su cargo sin violencia, a fin de llevar los procesos que están ya en su contra por separado y que no interfieran con su cargo dentro de la institución. Tal parece, la impunidad en Pemex está llegando a su fin, bajo la bandera de erradicar por completo el mal endémico de México: la corrupción.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más