Representantes del partido demócrata y la Casa Blanca prevén un acuerdo preliminar sobre la nueva versión del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, T-MEC, una de las prioridades del Gobierno de Trump.

De acuerdo a informaciones emitidas por AP, aún falta finiquitar algunos detalles, mientras el representante comercial estadounidense deberá cumplir con la presentación correspondiente, ante el Congreso, sin embargo, hasta ahora no ha sido presentada la fecha de la votación.

El T-MEC le otorgarían al presidente Trump y a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, un triunfo a nivel legislativo necesario en estos momentos, debido a la crisis política que enfrenta Washington por el juicio, ante la posible destitución del magnate.

El anuncio sobre la aprobación del T-MEC podría realizarse el próximo lunes, aunque el plan aún no ha sido aprobado por Pelosi, de acuerdo a sus allegados.

El nuevo pacto comercial entre las tres naciones norteamericanas reemplazaría al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN o NAFTA, el cual eliminó la mayoría de los aranceles y otras barreras comerciales existentes entre estos países.

El TCLAN no controló la evasión fiscal de fábricas estadounidenses

Una serie de críticas provenientes de legisladores demócratas, sindicatos y de Trump anunciaron durante años que el TLCAN eliminaba empleos en EEUU, básicamente porque muchas compañías mudaban sus fábricas a la región sur, para pagarle menos a los obreros y enviar sus mercancías al norte, sin costos arancelarios.

Importantes sindicatos de EEEUU observaron las tensas negociaciones sobre el T-MEC, que duraron varias semanas, y resultaron en un acercamiento. El TLCAN se firmó en 1994 y Pelosi estuvo a favor de este acuerdo, porque siempre ha demostrado ser partidaria del libre comercio.

Por su parte, los demócratas en distritos competitivos electoralmente presionan para el nuevo acuerdo sea aprobado, con el objetivo de demostrar un logro por la mayoría de los demócratas en la Cámara Baja.

Con la aprobación del T-MEC se esperan incentivos a la economía de EEUU

De ratificarse este acuerdo, el Congreso estadounidense podría reducir la incertidumbre sobre el futuro de las relaciones de tipo comercial entre EEUU y Canadá - el segundo mayor socio comercial - y entre México, que es el tercero; lo cual podría estimular la economía de EUA.

En este sentido, los agricultores estadounidenses están a la espera de asegurarse que las exportaciones de sus rubros hacia México y Canadá continúen sin ninguna clase de interrupciones.

Robert Lighthizer, representante comercial de EEUU, negoció en 2018 el nuevo acuerdo con las naciones de Canadá y México; pero el T-MEC necesitaría un voto en el Congreso y la aprobación de parte de representantes demócratas, quienes han estado sumidos en negociaciones intensas sobre aspectos técnicos del acuerdo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!