El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que la pandemia de coronavirus es un ejemplo de cómo el Gobierno de EEUU puede lidiar con una crisis como la desencadenada por el asesinato de un hombre negro por la policía en Minneapolis, al mismo tiempo que la población lucha para no contagiarse con el Covid-19.

Cuomo señaló que el Estado había podido estimular la acción en el público, al proporcionar información sobre la naturaleza de la amenaza del virus y proponer acciones, que las personas podrían tomar para reducir la propagación.

Como resultado, el número de muertos ha caído de 800 casos por día, durante el pico de la enfermedad hace ocho semanas, a 42 fallecimientos el jueves de esta semana.

"Tuvimos el menor número de muertes por coronavirus, desde el comienzo de la pandemia", dijo Cuomo. "La gente del estado de Nueva York cambió radicalmente su comportamiento, porque tenía la información que necesitaban para hacerlo”.

"Eso es lo que acabamos de ver por el coronavirus, que pasará a la historia como uno de los grandes momentos de transformación de la sociedad", agregó, "y este es el momento de liderar en términos de cambio social".

Cuomo se dirigió a los medios esta semana y centró sus declaraciones en las protestas callejeras masivas en Nueva York y en todo el país, provocadas por la muerte del afroestadounidense, George Floyd en Minnesota.

Sobre otro caso, pidió el despido y el posible enjuiciamiento criminal de los policías que empujaron a un hombre de 75 años al suelo, provocando que se golpeara la parte posterior de la cabeza contra el concreto, durante las protestas raciales del jueves en la ciudad de Buffalo.

Caso Floyd releva la necesidad de más esfuerzos para controlar la discriminación racial y policial en EEUU

El gobernador expuso lo que llamó "piedras angulares" de un esfuerzo de reforma en Nueva York, para abordar las preocupaciones de los manifestantes contra la discriminación racial y la brutalidad policial, es decir, aumentar la transparencia en la emisión de los registros de los agentes de policía involucrados en esas denuncias; prohibir los estrangulamientos como una forma de fuerza aceptable; tratar las llamadas de emergencia falsas "basadas en la raza" como delitos de odio y designar al Fiscal General de Nueva York como fiscal independiente, en casos de asesinatos vinculados a la policía.

Dijo que esas reformas ayudarían tanto a las comunidades, como a los agentes de policía. Esto en un escenario en Estados Unidos, en el cual es necesario equilibrar la amenaza del coronavirus con la crisis económica resultante.

Autoridades de EEUU exigen a manifestantes racistas a realizarse la prueba del Covid-19

Por otra parte, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, exhortó el viernes "fuertemente" a quienes protestaban por la muerte de George Floyd, quien murió bajo custodia policial en Minneapolis, a hacerse la prueba del coronavirus.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!