Tres estados situados al norte de México corren un alto riesgo de regresar al nivel de riesgo "máximo" de luz roja en el sistema sanitario de semáforos de coronavirus del Gobierno Federal; informaron las autoridades del área de Salud.

Durante la presentación del mapa de semáforos del COVID-19 actualizado que entrará en vigencia a partir del lunes, el jefe federal de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés, señaló que los estados de Durango, Nuevo León y Coahuila de alto riesgo de luz naranja se volverán de color rojo, si sus nuevos brotes de coronavirus no se reducen.

El Ministerio de Salud informó a principios del transcurso de esta semana que, el número de los casos nuevos había crecido recientemente en estas tres entidades y otros cinco, incluido el estado de Chihuahua, que es el único con luz roja en el mapa epidemiológico de semáforos actualizado.

A partir del próximo lunes, el nivel de riesgo del coronavirus será de luz naranja "alto" en 19 estados, lo que equivale a un aumento de dos en comparación con el actual número, y luz amarilla "medio" en 11, es decir, una disminución de tres.

Por otra parte, cinco estados cambiarán de color amarillo a naranja el lunes. Estos son Michoacán, San Luis Potosí, Baja California, Quintana Roo y Baja California Sur. Se unirán a Ciudad de México, Aguascalientes, Colima, Coahuila, Durango, Guerero, Estado de México, Jalisco, Hidalgo, Nuevo León, Nayarit, Querétaro, Zacatecas y Yucatán, que ya son estados de luz color naranja.

A partir del lunes, los estados con luz amarilla serán Tamaulipas, Sonora, Puebla, Guanajuato, Veracruz, Tlaxcala, Morelos, Sinaloa, Tabasco, Chiapas y Oaxaca.

Actualmente, los primeros nueve estados ya son de color amarillo y podrían permanecer en este mismo nivel de riesgo durante las próximas dos semanas, mientras que Sinaloa y Oaxaca volverán al nivel de riesgo "medio", después de retroceder a color naranja hace, al menos, dos semanas.

Campeche, que cambió a color verde a fines del mes de septiembre, mantendrá su estatus de “bajo” riesgo durante los próximos quince días, mientras que el estado de Chihuahua, al menos por el momento, será la única región de luz roja.

El Ministerio de Salud de México utiliza una estrategia basada en 10 indicadores sanitarios diferentes para determinar el color del semáforo que se asigna a cada estado, incluida la tasa de reproducción efectiva de COVID-19, que permite determinar cuántas personas infecta cada individuo contagiado, la tasa de positividad semanal, es decir el porcentaje de pruebas de COVID-19 que dan positivo y los niveles de ocupación a nivel hospitalario.

El Ministerio de Salud también aconseja restricciones de coronavirus para cada nivel de riesgo de esta enfermedad, sin embargo, varios estados facilitan y endurecen las normas sanitarias, de acuerdo con sus propios criterios, en lugar del Gobierno Federal.

Antes de la presentación del nuevo mapa del semáforo durante la rueda de prensa sobre el coronavirus realizada el pasado viernes por la noche, el director de Epidemiología del Ministerio de Salud, José Luis Alomía, dijo que el recuento de casos acumulados de coronavirus en México había crecido a 880.775, un alza de 6.604 contagios en comparación con el día jueves. Fue el tercer día consecutivo en que el recuento de contagios nuevos en un solo 24 horas superó los 6.000.

El Ministerio de Salud estima que actualmente hay 51.532 casos activos de COVID-19 en toda la nación.

Fallecidos por coronavirus ascienden a 88.312 en México

El número oficial de víctimas mortales por COVID-19 aumentó a 88.312 con 418 muertes adicionales registradas. México ocupa actualmente el cuarto lugar en el mundo por el total de muertes por COVID-19 y el décimo per cápita con 70 fallecidos por cada 100.000 habitantes; según cifras de la Universidad Johns Hopkins. La tasa per cápita en México es ligeramente superior a la de Estados Unidos, que ha registrado 68.5 muertes por COVID-19 por cada 100.000 habitantes.

México no cambiará estrategia sanitaria para el control del COVID- 19

Ante una probable nueva ola de infecciones por coronavirus que se avecina en los próximos meses, se le interrogó al viceministro de Salud, Hugo López-Gatell, si el Gobierno Federal cambiará su estrategia sanitaria para combatir efectivamente la pandemia.

El hombre clave del coronavirus, quien anunció esta semana que se necesitan medidas sanitarias más estrictas para controlar la propagación del mortal virus, informó a los periodistas que esto no era necesario, porque el Gobierno de AMLO planteó una variedad de posibles escenarios diferentes.

“La estrategia actual es el plan general y ya considera la posibilidad de lograr un escenario favorable, con la disminución de contagios, las hospitalizaciones y las muertes, así como un escenario menos positivo. Todos los escenarios posibles…fueron considerados, desde el comienzo de la pandemia”; dijo López-Gatell.

Para enfrentar la pandemia, "no se trata de cambiar la estrategia, sino de la implementación de intervenciones específicas que la estrategia proporciona, cuando el escenario cambia".

El Gobierno de López Obrador ha sido muy criticado por no realizar pruebas exhaustivas para COVID-19 en su población, no implementar un bloqueo estricto al comienzo de la pandemia de coronavirus y no ser lo suficientemente enérgico en la promoción del uso de mascarillas faciales.

López-Gatell, quien desestimó en varias ocasiones el valor de las pruebas generalizadas, no reveló indicios de que el Gobierno planee incrementar las pruebas PCR y enfatizó que no buscará implementar restricciones a la población por la fuerza. “Necesitamos mantener armonía y actuar solo por persuasión y no por la coerción social”, dijo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!