El Gobierno del presidente Donald Trump tiene previsto licitar concesiones de petróleo en una reserva nacional de fauna situada en Alaska, durante el tiempo que le queda como mandatario de esta nación, específicamente antes del 20 de enero, cuando el presidente electo Joe Biden asuma el cargo presidencial.

El Diario Oficial publicará un documento el martes, al cual AFP pudo acceder este lunes, donde se revela que la Oficina de Ordenamiento Territorial pedirá a las compañías interesadas que expliquen durante un lapso de 30 días, cuáles son las parcelas del área natural protegida de mayor tamaño en el país con intereses de explorar.

La zona protegida es un hábitat para osos polares, zorros y caribúes

Durante el año 2017, el Congreso dio plazo a la administración de Trump, específicamente hasta el mes de diciembre de 2021 para conceder concesiones petroleras en esta zona, la cual es considerada como el hábitat de osos polares, zorros y caribúes.

El Gobierno de Trump aprobó durante el mes de agosto un programa que tiene como objetivo allanar el camino para la perforación, específicamente en un área costera situada a lo largo del Océano Ártico, la cual cubre un total de, al menos, 6.500 kilómetros cuadrados.

Chad Padgett, responsable del Departamento del Interior de Alaska, informó que “recibir comentarios de la industria sobre las parcelas que se encontrarán disponibles es un hecho esencial para finalizar con éxito la adjudicación de los lotes”.

Se tiene previsto que la primera zona de concesión abarcará 1.600 kilómetros cuadrados.

La convocatoria explica que las empresas deberán expresar su interés y sus comentarios antes del día 17 de diciembre. Posteriormente, se tiene previsto llamar a licitación, al menos, 30 días antes de la adjudicación.

Biden prometió que protegerá las zonas petroleras de Alaska

Al respecto, el presidente electo Biden aseguró que se tomarán las medidas necesarias para garantizar la protección del área, desde su primer día en la Casa Blanca. Las empresas petroleras y las autoridades del estado de Alaska están presionando desde hace años para explotar los recursos de esta zona protegida, generando denuncias de parte de organizaciones que son defensoras del medio ambiente.

Con los precios del crudo en bajos niveles, en torno a los 40 dólares el barril, y las controversias ambientales, no existe seguridad de que estos lotes sean atractivos para las grandes compañías petroleras.

Por otra parte, varios bancos de Estados Unidos, tales como Wells Fargo o Goldman Sachs se niegan a financiar las operaciones de extracción de petróleo en esta zona sensible del estado de Alaska. La industria petrolera de Alaska es una de las mayores fuentes de riqueza de este estado, al igual que la minería.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!