Kamala Harris, vicepresidenta electa de Estados Unidos renunció el lunes de esta semana a su cargo como senadora en la Cámara Alta de Estados Unidos, mientras el presidente electo, Joe Biden, repartió comida en Filadelfia, Pensilvania, dos días antes de los actos de toma de posesión, iniciativa que coincidió con las festividades de Martin Luther King Jr.

Harris presentó su renuncia formal como senadora por el estado de California, cargo que asumió durante los últimos cuatro años, por medio de una carta dirigida a Gavin Newsom, gobernador de este estado. En la carta, Harris agradeció a los californianos “el honor de haberle permitido servirlos en el Senado de Estados Unidos, durante los últimos cuatro años”.

Mañana miércoles, Harris se convertirá en la primera mujer que asume el cargo de vicepresidenta de Estados Unidos, un hito que se destaca por convertirse en la primera mujer afroamericana y de origen asiático que será vicepresidenta.

Por otra parte, Harris también ha sido la primera mujer afroamericana que ha servido como senadora del estado de California, tras ganar el escaño durante el mes de noviembre de 2016, luego de haberse desempeñado como fiscal general de esta misma región de EEUU.

Newson designó al secretario de California, Alex Padilla, para la sustitución de Harris en el Senado. Esta cámara es liderada por el vicepresidente de la nación, la cual pasará a ser dirigida por la exsenadora, cuando asuma su nuevo cargo el miércoles.

Se espera que Harris jure como vicepresidenta durante una ceremonia que se realizará frente al Capitolio en Washington, antes de que Joe Biden realice su juramento como nuevo presidente de Estados Unidos.

Biden apoyó a una ONG en Filadelfia

Este festivo nacional fue un momento oportuno para Biden, quien pasó el día colaborando con una ONG, llamada Philabundance, la cual es la mayor organización que entrega comidas en la ciudad de Filadelfia. Biden pudo verse colocando bolsas de arroz y algunos alimentos enlatados en cajas, las cuales posteriormente iban a ser distribuidas; según reportaron algunos medios.

Harris y Biden siguieron con su agenda de trabajo programada para el lunes de esta semana, cuando se desató una alarma de incendio sin consecuencias mayores en las cercanías del Capitolio, en la ciudad de Washington DC. La ciudad ha estado bajo un fuerte resguardo de seguridad, para evitar hechos violentos durante la investidura de Biden.

Washington permanece con alto resguardo militar y policial, desde el 6 de enero

Miles de funcionarios de la Guardia Nacional permanecen desplegados en el Capitolio y en diversas áreas del centro de Washington DC, debido a los actos de la toma de posesión, quienes realizan distintos operativos de seguridad, con el apoyo de otras instituciones públicas estadounidenses.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!