El gobernador Andrew Cuomo dijo el viernes que los restaurantes en la ciudad de Nueva York reabrirán sus comedores interiores al 25%, a partir del 14 de febrero, y que las recepciones de bodas se pueden llevar a cabo hasta en un 50% de la capacidad del lugar, con un máximo de 150 personas permitidas, a partir del 15 de marzo. Todos los asistentes deben hacerse la prueba del coronavirus antes del evento.

Mientras, el centro estatal de vacunación masiva COVID-19 en Jones Beach cerró el viernes, debido a las gélidas temperaturas y los fuertes vientos; dijo el gobernador Cuomo.

Vacunaciones masivas contra el coronavirus se retrasan el Nueva York por el mal clima

Un volante que se entregó a las personas que llegaron a Jones Beach para las citas del viernes, les decía que regresaran el domingo, el lunes o el martes, según la hora programada para la cita del viernes. El sitio de Jones Beach también estará cerrado el sábado, dijo Cuomo en un comunicado.

El clima estaba creando condiciones peligrosas, en parte porque las vacunas se administran en tiendas de campaña al aire libre; explicó Cuomo. Los residentes también fueron notificados de los cambios por correo electrónico y mensajes de texto. Algunas citas reprogramadas para las vacunaciones de coronavirus pueden tener lugar el miércoles; dijo Cuomo.

Los trabajadores estatales intentarán hacer las nuevas citas aproximadamente a la misma hora del día que las originales.

En la ciudad de Nueva York, actualmente no se permite comer en el interior. Los restaurantes fuera de los cinco distritos pueden operar al 50% de su capacidad, con un máximo de 10 personas por mesa, y deben cerrar a las 10 p.m. Se requiere distanciamiento social y máscaras, aunque los tapabocas se pueden quitar para comer.

"La industria de los restaurantes es el alma de la ciudad de Nueva York y las dificultades económicas que han soportado a manos de COVID son trágicas"; dijo Cuomo.

La reapertura del Día de San Valentín "no sólo nos da más tiempo para acabar con el virus aún más, sino que también les da a los restaurantes un aviso con suficiente antelación para comenzar a prepararse para una reapertura", dijo.

La tasa de positividad en todo el estado para el coronavirus fue de 4,65% el jueves, el nivel más bajo desde el 11 de diciembre, dijo Cuomo.

La decisión sobre las bodas se produjo después de que el estado permitiera con éxito que 7.000 fanáticos asistieran a un juego de playoffs de fútbol de los Buffalo Bills este mes, dijo.Todos los fanáticos tuvieron que dar negativo en la prueba de COVID-19, antes del juego para poder ingresar al estadio.

"Prácticamente no hemos tenido casos de propagación de ese juego, al cual asistieron 7.000 personas", dijo Cuomo. El estado ahora quiere usar eso como modelo para otros eventos, que podrían incluir juegos de Grandes Ligas y obras de Broadway, dijo.

Nueva York podría reabrir más comercios, si los clientes se hacen la prueba

"Estamos muy entusiasmados con la posibilidad de reabrir lugares con pruebas", dijo, y señaló que pasarán "muchos, muchos meses" antes de que el estado tenga suficientes vacunas para controlar el virus.

Mientras tanto, algunos propietarios de salas de banquetes y bodas recibieron con agrado el anuncio del gobernador.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!