El centro de la ciudad de Washington es desde esta semana una zona muy fortificada, con el objetivo de prevenir incidentes antes y durante los actos de investidura del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, luego de los lamentables hechos violentos en el Capitolio, que dejaron cinco víctimas mortales.

Las violentas manifestaciones ocurridas el pasado 6 de enero son la principal motivación para militarizar la ciudad e incrementar todos los controles de seguridad y, muy especialmente, el National Mall, lugar que alberga los emblemáticos monumentos de Washington, un sitio especial donde normalmente se congregan grandes multitudes para apreciar su valor histórico.

Algunos de los principales controles de seguridad en el centro de Washington son el cierre de algunas carreteras, de ciertas líneas del metro, vallas, camiones militares, bloques de cemento para proteger al Capitolio y la Casa Blanca, además del resguardo con 25 mil tropas. Las imágenes que están siendo captadas por los medios de comunicación se han convertido en inéditas en la reciente historia de Estados Unidos.

Bajo un ambiente de normalidad, las autoridades solamente dedicaban varios meses a elaborar un plan exhaustivo de seguridad para los actos de toma de posesión presidencial, que usualmente es un día de festividades para los estadounidenses. Sin embargo, este 2021 las medidas de seguridad en EEUU, sin duda, serán inéditas ante las amenazas de nuevos ataques que pudieran estar organizados por grupos pertenecientes a la extrema derecha.

Varias áreas grandes de la ciudad de Washington tienen el acceso restringido, mientras el Servicio Secreto está a cargo de la coordinación del plan de seguridad, en el cual participan unas 20 agencias de seguridad y también entidades de seguridad pública.

Durante estos días, los residentes de la ciudad de Washington se encuentran con amplios controles militarizados, los cuales han sido desplegados en varias avenidas y calles.

Por otra parte, las autoridades trasladaron hacia la ciudad a más de 3.800 agentes policiales metropolitanos, junto a 2.200 agentes de la Policía del Capitolio; según informó Reuters.

Debido a la posibilidad de que mañana puedan ocurrir algunas protestas violentas, por la toma de posesión de Biden, las autoridades locales han declarado el ‘estado de emergencia’ en la ciudad de Washington DC.

Mientras tanto, el resto de la nación está en estado de alerta, ante la posibilidad de presentarse algunas manifestaciones violentas.

Los controles de seguridad se difundirán en todo el territorio estadounidense

Al respecto, el Buró Federal de Investigaciones, FBI, advirtió en relación a la posibilidad de que se presenten algunas marchas en los capitolios estatales de los simpatizantes de Donald Trump, quienes pudieran estar armados.

Como una medida de apoyo preventivo, las aerolíneas Alaska Airlines y Delta prohibieron que sus pasajeros viajen con armas, específicamente quienes vuelan hacia la ciudad de Washington DC.

Matt Miller, director del Servicio Secreto, dijo que la preparación de la investidura del presidente electo, Joe Biden, tiene al menos un año.

Investidura de Biden contará con menos invitados por la pandemia

Las restricciones sanitarias por la pandemia de coronavirus han provocado que se concedieran 1.000 entradas para la ceremonia, evento que anteriormente contaba con, al menos, 200.000.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!