Los restaurantes y bares pueden permanecer abiertos una hora más tarde, hasta las 11 p.m. en lugar de las 10 p.m.; informó el viernes el gobernador Andrew Cuomo, mientras los niveles de infección y hospitalización por COVID-19 caen progresivamente en todo el estado. Las nuevas reglas por la pandemia de coronavirus entrarán en vigor el domingo, día de San Valentín.

“Nuestras decisiones se basan en la ciencia y los datos, y nos ajustamos a medida que se controla el virus. La tasa de infección y las hospitalizaciones han seguido disminuyendo significativamente"; explicó Cuomo en un comunicado.

Cuomo había impuesto las restricciones a los restaurantes y bares para evitar la propagación del virus, que ha generado numerosas muertes y casos de contagio en esta región de Estados Unidos, desde el comienzo de la pandemia.

La reapertura de los restaurantes neoyorquinos tendrá algunas restricciones sanitarias

Los comedores internos de los restaurantes neoyorquinos reabrieron, al 25% de su capacidad, el viernes por primera vez en meses. Mientras, los restaurantes en el resto del estado han estado operando con una capacidad limitada.

El cierre de los restaurantes desde el año pasado generó enormes pérdidas económicas

Los propietarios de restaurantes de la ciudad se han quejado de que el cierre fue devastador para sus negocios. Una situación que les ha ocasionado grandes pérdidas económicas y elevó el desempleo.

La ejecutiva del condado de Nassau, Laura Curran, calificó la extensión del toque de queda como una "buena noticia". "He sido una firme defensora de nuestros negocios, restaurantes y escuelas y este es un paso positivo en la recuperación de nuestro condado"; afirmó.

En Blackbird en Wantagh, un pequeño bistró conocido por su menú de degustación y cócteles artesanales, el toque de queda extendido será una bendición para un lugar donde las restricciones actuales redujeron la capacidad a 25 asientos; afirmó el copropietario Frank Ubriaco.

Ubriaco comentó que la pandemia los ha mantenido muy retrasados. La extensión del horario de apertura será favorecedor para los dueños de este tipo de negocios.

"Ahora podemos sentar hasta cuatro personas a las 9. Antes de eso, eran las 8, y si teníamos una mesa haciendo una degustación a las 8 u 8:30, estaba apretada".

Cuando golpeó el COVID-19, Ubriaco y el copropietario y chef Chris Perrotta padecieron la reducción de las ganancias. Pero para mantener los protocolos sanitarios, una vez que el comedor volvió a abrir, habían instalado tabiques entre las mesas, con la finalidad de mantener a los clientes del restaurante protegidos de los contagios, en medio de la pandemia que aún no se ha controlado al 100% a nivel mundial.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!