Carlos Carrasco

Colaborador

Y cuando desperté, la tele seguía prendida.