Claudia Alonso Rosas

Eldía 6 de julio de 2005, la vida de Luis Javier TresgalloNavarro daría una vuelta de 360° grados por una intervención quirúrgicapresuntamente mal practicada. A partir de esa cirugía la hernia abdominal se convertiría en osteopenia—condición en la cual los huesos pierden los minerales como el calcio y elfosfato—, problemas metabólicos y trastornos psíquicos.

Luis Javier Tresgalloasegura haber sido víctima de negligencia médica por el Dr.

Manuel Gallo Reynoso, director médico delHospital Ángeles Clínica Londres; Juan José Granados Romero, cirujano generaldel Hospital Ángeles Clínica Londres; y Gerardo Baños Álvarez, responsable de la Coordinación Médicade Banca Cremi, S.A, donde Luis trabajó durante 17 años.

La primera vez que Luis Tregallo conocióal doctor Manuel Gallo Reynoso fue en 1996 cuando éste le diagnosticó aTregallo una hernia hiatal, la cual era necesaria operar porque estaba causandoreflujo gástrico y el esófago se encontraba muy dañado.

El método que se utilizó paraquitar la hernia fue la laparoscopia, que consistía en hacer una pequeña incisióndebajo del ombligo para meter una sonda que sacaría el aire. Luis mantendría elconducto durante cuatro días, pero, asegura el quejoso, esto nunca se lonotificó Gallo.

“Si yo hubiera sabido que se mepondría una sonda, me habría negado a la operación”,afirma Luis Javier Tresgallo Navarro.

En el procedimiento quirúrgico elgaleno Manuel Gallo Reynoso le infringió aldenunciante una lesión en el hígado con uno de los ganchos que utilizó en elprocedimiento quirúrgico. La herida le causó una hemorragia que fue contenida al cauterizar el área que había sido lastimada.

LuisJavier subraya que hay pruebas de la lesión, tales como el video realizado porel mismo médico, además del resultado de la primera tomografía que le fuepracticada en el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ).

Muchas operaciones y el resultado cada vez espeor

A partedel corte en el hígado, la intervención quirúrgica de 1996 ya no tuvo ningunacomplicación, por lo cual la víctima de la presunta negligencia médica siguióconfiando en el cirujano.

Eltiempo pasó sin que la Salud de Luis Javier Tresgallo Navarro se viera afectada.Sin embargo, 2004 fue el año en que inició el calvario del denunciante, éste tuvoque ser operado 8 veces para que supuestamente se erradicara el mal que leaquejaba.

El agraviado sentíamolestias en el abdomen, por esa razón acudió con el responsable de la Coordinación Médicade Banca Cremi, Gerardo Baños Álvarez, quien le dijo que tenía una herniaabdominal, ésta debida a que cargabacajas de archivo y expedientes decrédito para realizar su trabajo.

Otra vez la soluciónpara el problema de salud de Tresgallo era una operación. Empero, el galeno GerardoBaños le dijo al trabajador del banco que ésta tendría que esperar porquesufría de sobrepeso; así que lo mandó con una nutrióloga para que empezara unadieta alimenticia.

El denunciantemanifiesta que siguió al pie de la letra las ordenes de Baños, mas al esperarpara que fuera intervenido, el dolor en el abdomen aumentaba cada vez más. Sedio por enterado de esta situación al coordinador médico y la decisión que tomófue mandarlo con Manuel Gallo Reynoso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más